No. 1 Enero - Marzo 2004

Resolución 1024 X 768 / 32 bit


 

EL DÍA DE    SAN VALENTÍN

Tomado de Internet

 

 

Existen varias versiones sobre los orígenes de la celebración del Día del Cariño y sobre la historia de San Valentín, que se han ido combinando hasta llegar a lo que hoy es una fiesta para los enamorados.

La historia del día de San Valentín comienza en el siglo tercero con un tirano emperador y un humilde mártir cristiano. Así aparece en un artículo que tuve la oportunidad de leer. Pero, continuemos con esta interesante versión llena de amor y sufrimiento, de enseñanza y recuerdo.

El emperador era Claudio III. El cristiano era Valentino. Claudio había ordenado a todos los cristianos adorar a doce dioses, y había declarado que asociarse con cristianos era un crimen castigado con la pena de muerte.

Valentino se había dedicado a los ideales de Cristo y ni siquiera las amenazas de muerte le habían detenido de practicar sus creencias. Valentino fue arrestado y enviado a prisión. Durante las últimas semanas de su vida algo impresionante le ocurrió. El carcelero, habiendo visto que Valentino era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, a recibir lecciones de Valentino. Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven preciosa y de mente ágil. Valentino le leía cuentos de la historia romana; le enseñó aritmética y le hablaba de Dios. Ella vio el mundo a través de los ojos de Valentino, confió en su sabiduría y encontró apoyo en su tranquila fortaleza.

“Valentino, ¿es verdad que Dios escucha nuestras oraciones?”, le preguntó Julia un día. “Sí, mi niña. Él escucha todas y cada una de nuestras oraciones”, le respondió Valentino. “¿Sabes lo que le pido a Dios cada noche y cada mañana? Yo rezo porque pueda ver. ¡Tengo grandes deseos de ver todo lo que me has contado!” Valentino le contestó: “Dios siempre hace lo mejor para nosotros, si creemos en Él”. “Oh, Valentino, yo sí creo en Dios”, dijo Julia con mucha intensidad. “Yo creo”. Ella se arrodilló y apretó la mano de Valentino.

Se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz muy brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó “¡Valentino, puedo ver, puedo ver!”. “¡Gloria a Dios!”, exclamó Valentino.

En la víspera de su muerte, Valentino le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó “De tu Valentino”.

Valentino fue ejecutado al día siguiente, el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentino, para honrar su memoria.

Fue enterrado en la que es hoy la Iglesia de Praxedes, en Roma, y cuenta la leyenda que Julia plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba.

Hoy el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.

En cada 14 de febrero, el Día de San Valentín, mensajes de afecto, amor y devoción son intercambiados alrededor del mundo.

¿Bonita historia, verdad?

 

Volver a la Portada



Redacción: Casa Laical Tte. Rey e/ Villega y Bernaza. Habana Vieja
Diseño versión digital: Raúl León Pérez