Enero - Marzo 2005
Resolución 1024 X 768



MISIÓN

Todo encuentro con Dios nos engrandece cuando es genuino y nuestro
corazón guarda un lugar para ÉL. Si hacemos que este encuentro lo logren
otros hombres, el regocijo será mayor y los frutos ilimitados. La misión es la
mejor vía para lograrlo.


CADENA DE ORACIÓN

Cuando estés orando deja que tu alma esté en sosiego y quietud y sobre
todo atenta a Dios. Suspende la actividad de los sentidos. Haz un vacío
interior profundo y deja que sea Dios quien lo llene con la conversación
íntima que tendrá contigo.

El día 8 de cada mes rezo del Santo Rosario, en
familia, a las 9 de la noche.

Portada

EDITORIAL
Misión y eucaristía son dos motivos que nos acompañarán en este nuevo año de vida en la fe. Se nos presenta una ardua e intensa labor, así como una vivencia muy fuerte en la reconciliación de todos nosotros y en especial
de nuestras familias cristianas; mucho más necesaria es esa reconciliación en aquellas personas y familias que aún no conocen a Cristo y que necesitan de su misericordia y presencia en todas sus actividades. Todas las familias no hemos sido capaces todavía de poner al Señor en el centro de nuestras
vidas y, el centralizarlo es fundamental para seguirle y ser mejores.
La misión requiere de todos nosotros la voluntad de llevar a cada individuo la Buena Nueva y el papel salvador de Dios, del cual todos somos sus hijos. Ir a misionar no es la visita que hacemos en determinada ocasión
a todos los miembros de nuestras comunidades y en la que en ocasiones dejamos por escrito algo sobre nuestra fe. No es solo en la comunidad donde la misión puede hacerse.

Nuestra conducta, dondequiera que estemos, es la mejor forma de llegar a todos los corazones. Jesús no obligó a sus apóstoles a
que se unieran a Él, simplemente los llamó; luego, un convencimiento personal los llevó a seguirle hasta llegar a ser mártires de la Iglesia en el mundo.


Haga click aqui para leer texto completo.



ESPECIAL DE CUARESMA






















Contáctenos en...

Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Redacción: Casa Laical. Tte. Rey e/ Bernaza y Villegas Habana Vieja
Edición digital: Raúl León Pérez