Primer trimestre 2012

Resolución 1024 X 768 / 32 bit

 

Coleccionar relojes: una herencia familiar

Por NAVIA GARCÍA FABEIRO

 

Cuando se llega a la casa de Tatiana Corrales Ribery por primera vez, la mente se transporta a las décadas de los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado y se recuerda aquellas películas de castillos feudales, donde podíamos encontrar un salón colmado de relojes de todos los estilos, tamaños y figuras, herencia de los antepasados y que, cada noche, el mayordomo les daba cuerda. Al llegar las doce, tocaban como una gran orquesta al interpretar un concierto.

Volvemos a la realidad al recibirnos Tatiana con su amable sonrisa; y, curiosos, no dejamos de mirar mientras ella nos cuenta.

-¿Es un hobby o una pasión? Indagamos.

-Un poco de lo uno y de lo otro. Pero la verdad, para mí es una herencia familiar; mi padre tiene una –por no decir que la mejor– colección de relojes que hasta ahora he podido conocer.

Permítanme contarle que Tatiana es hija de ese gran actor José Corrales, maestro de maestros de nuestros medios de radio, televisión y del teatro.

-Nací y me desarrollé entre colecciones antiquísimas, –nos cuenta sin dejar de sonreír– y como nací en ese medio fascinante, donde podrías encontrar cuadros de los más famosos artistas cubanos y extranjeros, o una colección de vajillas con un monograma familiar de alto linaje… sería interminable la relación de objetos que pudiera enumerar; con decir que hasta un álbum de postalitas de los peloteros cubanos de los equipos del pasado siglo XX, de “Los Tres Villalobos”, u otras aventuras, que se vendían envueltas en caramelos.

-Como era una niña –continúa Tatiana sus recuerdos infantiles– comencé a coleccionar pomitos de perfume, y para mí esos pequeños frasquitos eran muy importantes, el mejor regalo que podía recibir; después los cambié por sellos, pero la Filatelia es un hobby muy costoso y en esos tiempos era estudiante.

Como ven, es una coleccionista innata, porque en el recorrido que le hicimos pudimos observar otras. Tatiana es Especialista en Construcción y en la actualidad labora como Comercial en una Empresa. Nos alegramos que no coleccione ladrillos, cemento y arena.

-¿Qué tiempo llevas en el mundo de los relojes?

No podría decir con exactitud los años, lo más importante es el tiempo, soy muy selectiva desde que los veo en una tienda y me enamoro de uno, es la economía la que determina si lo compro.
Apreciamos, en nuestro recorrido por su casa, relojes antiguos originales, colgados en una pared; y también modernos con diseños tradicionales.

-El mejor regalo que pueden hacerme es un reloj, no importa tamaño, modelo, ni la antigüedad; para mí, lo más importante es el reloj. Desde que lo veo imagino el lugar perfecto para él, –explica con sonrisa contagiosa– tengo hasta espacios reservados para los que no han llegado –y nos los muestra.
Al transitar por la casa los encontramos aquí y allá: en un estante, entre una colección de elefantes, en un juguetero acompañando figuras de cristal y porcelana; en cualquier sitio, si es observador lo encontrará hasta en el lugar más insólito.

-¿Los tienes clasificados por algún orden, antiguos, modernos?
-No precisamente; adquiero uno y lo coloco en un lugar especial; después, si llegan otros, los voy agrupando juntos; la verdad, necesitaría mucho espacio, y pueden darse cuenta que la casa resulta pequeña para poder clasificarlos a todos.

-¿Cuántos relojes tienes hasta el momento?
-Sabes una cosa, no los cuento, porque me parecería un número muy pequeño; esperen hasta que sean las seis…

Nos llama la atención sobre uno que domina toda la sala, y con sano orgullo explica:
-Abuelo reloj grande, del siglo XIX.

Son las seis, la sinfonía ha comenzado, la pasión se renueva, la familia se reúne.

Volver a la Portada

 

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Beato Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldrich.
CORRECCIÓN: María del Carmen Muzio. DISEÑO IMPRESO: Ballate/ManRoVal.
ASESOR ECLESIAL: Monseñor Antonio Rodríguez Díaz. DISEÑO DIGITAL : Raúl León Pérez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Felipe Oliva, Habey Hechavarría, Raúl León Pérez
Giselle Grass, Navia García y Estela María Martínez Chaviano.
REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey y Bernaza, Habana Vieja.
Teléfono: 53 7 863-1767.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.