Donde Dios quiere que esté

Conocí una historia de un hombre que trabajaba en las Torres Gemelas, que sobrevivió al atentado y que narró varias experiencias de otros trabajadores que también laboraban en dichas torres y que, al igual que él, sobrevivieron. Soy consciente de que Dios quería que yo conociera de estas historias. (Leer artículo)



Espiritualidad: "Iglesia doméstica en Cuaresma"


¿Por qué grita la gente?

(Leer artículo)

El encuentro con los demás

El niño alrededor de los ocho años, no puede quedarse ya en casa a jugar con su hermanito más pequeño. Esto a veces deja desolada a la madre o a los familiares más allegados, pensando que ya no los quiere. La presencia de su madre y de sus hermanos ya no le basta, siente una imperiosa necesidad de estar con los demás niños. No es que ame menos a su familia, sino que su vida ha adquirido nuevas dimensiones. (Leer artículo)



De buena fuente