----------------------------------------------------------------------------------------------------

No. 3 julio- setiembre de 2007
Resolución 1024 X 768

CARTA DE LOS PRESIDENTES

NUNCA
Nunca exageres.
Nunca reveles un secreto,
por algo es secreto.

Nunca prometas lo que no estés
seguro de cumplir.

Nunca hables de tus propios hechos.
Nunca dejes de ser puntual
en la hora señalada.

Nunca dejes de dar respuesta a una pregunta atenta.

Nunca interrogues a un niño o a un ajeno acerca de asuntos familiares.
Nunca leas cartas que encuentres
dirigidas a otros.

Nunca llames la atención hacia las imperfecciones de alguien.
Nunca refieras que has hecho
un regalo o un favor.

Nunca te asocies con malas compañías
y si lo haces que sea para ayudarlos a cambiar; busca una buena
compañía siempre que te sea posible.

Nunca te fijes en la cicatriz, deformidad o defecto de alguien; si lo haces que sea para ayudarlo.
Nunca llames la atención de nadie tocándole. Háblale.
Nunca contestes en sociedad alguna pregunta que se le haya hecho a otro, a no ser que te lo pidan.
Nunca prestes a otro lo que se te haya prestado a ti.
Nunca pases por en medio de dos personas que estén hablando; si no queda otro remedio, pide permiso.

Nunca demuestres mucha familiaridad con un nuevo conocido.
Nunca olvides estos sanos consejos. Son para hacerte mejor persona, más educada.

Portada

EDITORIAL
Una vez más las familias del país, y muy en especial las residentes en el territorio habanero, se han
visto involucradas en el desarrollo de la Jornada Nacional de la Familia, en esta ocasión en su
edición número XI.
Esta etapa es aprovechada para analizar las dificultades que enfrenta la familia
cubana y poder emprender todo un mecanismo de trabajo encaminado a vivir la fe con intensidad y a
buscar vías que nos hagan mejores como personas y familias para de esta forma mejorar la calidad y
la imagen de la sociedad en que vivimos.

Para nadie es desconocido el desarrollo impetuoso de muchos países, al mismo tiempo que la
pobreza en muchos otros, reina y campea como quiere. Nuestra patria sufre también a gran escala
las consecuencias que se derivan de ello. Aunque no es justificable, sí debemos hacer referencia a la
situación que viven muchos países y que en gran parte es la pobreza la que predomina fuertemente.
No es sólo deterioro material, sino social, y en especial, moral.

Haga click aqui para leer texto completo..

Lee, piensa y reflexiona

 























Contáctenos en...