Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Tercer trimestre 2010

Resolución 1024 X 768

 

EL PRIMER PASO DE UN LARGO CAMINO

Por Raúl León Pérez
fotos. Ballate



Juventud y valores. ¿Cómo estamos?
Mediante ese texto, el cual aparece en la cubierta de nuestra revista, pretendemos acercarnos al pensamiento de los jóvenes en temas relacionados con la familia. Se trata del primer paso de un largo camino, en el cual, valga la redundancia, se abrirán paso posteriormente las debidas iluminaciones. Lo iniciamos con una entrevista a dos integrantes del grupo de jóvenes de la comunidad de María Auxiliadora, en La Habana Vieja. Raydel García (25 años) y Erick Muiño (23 años) nos exponen sus criterios en torno al noviazgo, el matrimonio y la familia.
Que suba el telón.


Comenzaremos con el tema de los novios. ¿Encuentran ustedes valores en la manera como hoy día se vive el noviazgo?

- Raydel García: Hace 50 ó 60 años un muchacho, para sostener una relación de noviazgo, tenía que ir a casa de la enamorada, hablar con los padres, que estos estuvieran de acuerdo que el muchacho pudiera cortejar a la muchacha, y visitarla después dándose largas horas de sillón en la sala, sin poderse tocar la mano. Era una cultura, una forma de hacer el noviazgo.

- Ahora existe una situación diferente; el muchacho y la muchacha escogen a su pareja por sus gustos y afinidades; los padres a veces pueden dar su opinión, pero esta no es determinante. Y ese es un valor actual: la libertad que tienen los jóvenes de escoger a su pareja sin que los padres lo determinen. Quizás te equivoques en la elección, pero es la mejor fórmula.

- Erick Muiño: Es muy importante el tema de la libertad que se tiene para conocerse en el noviazgo; ahora pueden salir solos, y esto posibilita ser uno mismo y no guardar apariencias o simulaciones, así como permite un mayor conocimiento e intercambio entre la pareja. Tampoco ahora hay la obligación social de casarse con el primer novio que tiene la muchacha; actualmente muy pocos se casan con la primera novia.

- Otro valor a destacar es que ninguna mujer es despreciada por haber dejado de ser virgen, y esto obedece a que han disminuido los prejuicios en el seno de la sociedad.

¿Cuáles valores le pueden encontrar en la actualidad los jóvenes al hecho de que ya sostengan relaciones de noviazgo desde los 13 ó 14 años de edad?

- Raydel García: Siempre se ha hablado de no quemar las etapas, es decir, que si tiene nueve o diez años debe existir una relación afectiva como un niño de nueve o diez años. Si ya son adolescentes, pueden tener una relación de noviazgo como tal, compartir con los familiares y en la escuela, concurrir a fiestas… Lo fundamental, repito, es no quemar etapas.

- Por otra parte, existe un problema. A los 13 ó 14 años de edad, numerosos muchachos y muchachas ya tienen relaciones sexuales. Es una realidad que nos invade.

¿Qué valor pueden mostrar quienes practican esto último que mencionabas?

- Raydel García: Pienso sinceramente que con 13, 14 ó 15 años no se deben tener relaciones sexuales, pues la persona no está preparada a esa edad para disfrutar de manera satisfactoria todas las facetas de la relación sexual. Me parece que a edades tan tempranas se deben sostener otras relaciones entre la pareja, que no necesariamente tienen que ser las sexuales.
¿A qué edad se deben tener esas relaciones íntimas?
- Erick Muiño: Eso depende de la madurez que tenga la persona; lo que resulta claro es que la Iglesia no está a favor de las relaciones sexuales prematrimoniales.

¿Cuál es el valor de sostener relaciones sexuales en el noviazgo?

- Raydel García
: En una relación de pareja están las dimensiones afectiva y sexual. Puede ser que tú te sientas muy bien afectivamente con una persona pero que en el ámbito sexual no se complementen. Si es así, eso afecta la pareja y mucho más un matrimonio. Tengo entendido que psicólogos y sexólogos plantean la importancia de que las parejas disfruten de relaciones sexuales antes del matrimonio, siempre que sean con madurez y no por un simple placer.

- Erick Muiño: Me parece que ayuda a la compenetración como pareja. Antiguamente, cuando las parejas no se podían ni tocar, había muchos noviazgos que se mantuvieron y, al casarse, lograron una buena relación, pero no se puede negar que muchas parejas de esa época vivían 50 ó 60 años en un infierno sexual por no tener compatibilidad en ese aspecto.
- Yo puedo salir mucho con una muchacha al cine, conversar, debatir temas que nos son afines y así la conozco intelectual y emocionalmente, pero es posible que seamos incompatibles desde el punto de vista sexual. Por mucho que una pareja se quiera, si en el ámbito sexual no funcionan es como si fueran amigos, no constituyen una pareja.

¿Cuánto tiempo dura un noviazgo actualmente en los jóvenes?

- Raydel García: Me parece que el espectro es muy grande, pues hay personas que llevan tres, cuatro o cinco años de novios y no se pueden casar, porque él vive con seis o más personas en su vivienda de una habitación, y ella vive con siete u ocho personas en dos habitaciones. De esa manera es harto difícil casarse.

- Existe el caso de que se conocieron, se gustaron y se casaron a los dos meses, teniendo las condiciones económicas o a lo mejor sin tenerlas, porque es como tú veas la vida. A lo mejor ellos piensan que si se quieren, ya están enamorados; entonces deciden casarse y puede ser que duren 60 años, pero puede ser que duren tres meses. No se puede generalizar, pues ya hubo parejas que permanecieron seis años de novios, se casaron y a los tres años o en menos tiempo, se pelearon.

- Yo quiero muchísimo a mi novia, y deseo compartir mi vida con ella, pero estoy terminando la carrera, es decir, no he comenzado a trabajar, por lo cual no me puedo enfrentar a un matrimonio sin tener una solvencia económica para ello. Me parece que una vez que tú piensas en el matrimonio, debes pensar también en crear tu propia familia, y si no tienes con qué sostenerte, no puedes sostener hijos.

Pasemos al matrimonio. ¿Qué tiempo consideran que debe durar un noviazgo para tomar la decisión de casarse?

- Erick Muiño: En Cuba el matrimonio ha perdido mucho valor, porque se ve como una pérdida de tiempo, de dinero y de caer en papeleos. Si no puedes siquiera disponer de una casa para tener tu nueva familia, ¿qué sentido tiene casarse?

- Raydel García: También es una realidad que buena parte de los jóvenes de hoy son hijos de padres separados; en Cuba el índice de divorcio es altísimo y muchos jóvenes sólo han vivido con la mamá o con el papá; muy pocos son los jóvenes que viven con su padre y su madre, esa es una realidad que no se puede negar. Lo anterior quizás ha creado la idea en los jóvenes de que el matrimonio es simplemente firmar un papel. Esto se manifiesta, incluso, en jóvenes cristianos.

- Pienso igualmente que los jóvenes tienen temor a un compromiso para toda la vida; me parece que ese es otro aspecto muy importante; si me caso por la Iglesia es para toda la vida, y considero que tanto los jóvenes como la sociedad cubana tienen miedo a ese tipo de compromiso. Me parece que no se puede hablar de matrimonio por la Iglesia como tendencia de los jóvenes actualmente. Es muy raro que estos se casen por la Iglesia.

¿A qué edad contraen matrimonio los jóvenes hoy día?

- Erick Muiño: Creo que antiguamente las personas se casaban más jóvenes de lo que lo hacen ahora; el asunto radica en que hoy día se empiezan las relaciones más temprano, pero se asumen las responsabilidades más tarde. En muchos casos, el criterio predominante es no complicarse la existencia con el matrimonio, porque entonces se crean responsabilidades. Me parece que esas son las tendencias actuales. Considero que la mayoría de los matrimonios ocurren después de los 25 años.

Antes el matrimonio era para toda la vida. Ahora, para muchos jóvenes, no es hasta que la muerte los separe, sino hasta que el primer conflicto los separe.

- Raydel García: El valor que tiene el matrimonio es que se asuma el compromiso con la otra persona para toda la vida. Ese es el valor principal, aparte de ser un sacramento que te concede la gracia, que te da el Espíritu. Hay casos en que el matrimonio no tiene vuelta atrás. Hay quien dice: Si a mí me pasa esto, yo no sigo con mi pareja, pero hay matrimonios que aguantan una infidelidad, y continúan, otras personas no la consienten. Hay matrimonios que, a la primera discusión, ella recoge y se marcha para casa de su mamá, o él recoge y se va para casa de su padre, y se acabó la relación.

- Erick Muiño: Lo fundamental es llegar al matrimonio con la idea de que debe ser para siempre, pero esto, por supuesto, no es un camino fácil. Todo en la vida es sacrificio, y las cosas que valen me parece que debe lucharse por ellas. En los matrimonios hay dificultades de cualquier tipo, y lo que para un matrimonio no es una dificultad, para otro sí lo es. Uno de los compromisos en el matrimonio debe ser el de tratar de sobrellevar todas esas dificultades que se presentan.

Al hablar del divorcio, estamos hablando de familias fragmentadas, desintegradas. ¿Qué significa vivir en medio de familias separadas?

- Raydel García: Provengo de una familia dividida, por tanto, dejé de ver a mi padre cuando era un niño y no tuve el cariño ni el cuidado de él. Si él llegara a mi casa lo trataría como a un vecino o un conocido, ya que no se estableció un vínculo filial entre ambos. Lo que funda la relación entre hijos y padres es el amor. No veo que haya ningún valor en la familia separada.

- Ahora está de moda que, después del divorcio, la madre se empeña en separar al hijo de su padre negando la comunicación entre ambos; se está abriendo paso un modelo de familia matriarcal o monoparental, en el cual la figura del padre queda anulada, excluida, y el niño se cría con la madre, la abuela y las tías, y el hombre solo queda relegado al papel de semental, por decirlo de alguna manera, o de quien aporta el dinero y la comida y nada más. Es cada vez más difícil encontrar, por las calles o centros de recreación infantil, a un matrimonio con sus hijos; todos juntos.

- Debo mencionar, como contrapartida de lo anterior, que numerosas madres han desempeñado un papel meritorio al asumir totalmente la responsabilidad de criar a sus hijos, a muchos de los cuales han convertido en hombres y mujeres de bien.

¿Cómo valoran, finalmente, a la familia cubana actual?

- Erick Muiño: Lo que une a las familias cubanas en la actualidad es, y únicamente puede ser, el amor. Alguien dirá: Siempre ha sido así. Conocemos por la historia que muchas familias estaban “unidas” por contrato económico o político, por asuntos de abolengo o clase social. Muchos hijos permanecían entonces en el hogar, después del matrimonio, porque carecían de la libertad y la independencia necesarias. La autonomía económica e intelectual, es pertinente subrayarlo, permite que no existan situaciones que condicionen nuestras relaciones familiares, y esto es un valor en la familia actual.

- Lo más importante para el cubano es la familia; por eso buscamos siempre los momentos propicios para sentirnos cerca de ella, aun con quienes están fuera del país. A pesar de la crisis que padecemos, siempre ansiamos, más temprano o más tarde, el contacto familiar. Vamos dejando también atrás los condicionamientos políticos o económicos que nos han dividido.

- La Iglesia nos ha ayudado en ese empeño, y el Movimiento Familiar Cristiano, así como esta revista que nos convoca, son un vivo ejemplo de lo anteriormente expuesto.


Que baje ahora el telón.
Por nuestra parte, seguiremos informando.

Volver a la Portada


Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldich
EDITOR: Andrés Rodríguez
DISEÑO DIGITAL: Raúl León P.
CORRECCIÓN: Zoila Martinez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Habey Hechavarría, Raúl León, Gisell Grass, Estela Martinez y Navia García
Se permite la reproducción total o parcial de los trabajos, siempre que se indique la fuente