Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Tercer trimestre 2010

Resolución 1024 X 768

 

Confesión y familia

 

 

Tal y como somos

Por JESÚS MESA ORAMAS


Resulta evidente que mejorar el desempeño personal y, sobre todo, el familiar, requiere que cada uno de los integrantes de la familia dediquen un tiempo, breve, pero cotidiano, para conversar íntimamente consigo mismo (confesión, examen de conciencia), como recomendaban a los estudiantes de escuelas religiosas, con vistas a conocerse cada vez mejor, a partir de evaluar las conductas propias, especialmente las relacionadas con el ámbito familiar, para después intercambiar en ese contexto y rectificar donde fuese necesario.

Surge entonces una interrogante: ¿Si es tan importante, y no resulta difícil darse cuenta de ello, por qué es tan complicado, para muchos, realizarlo?

Me permito algunas consideraciones al respecto.

En primer término, dada nuestra condición humana, la presencia, generalmente inconsciente, del sentimiento de temor a conocernos tal y como somos, no contribuye a desear y mucho menos efectuar una autovaloración crítica del proceder propio.

Lo anterior conduce a que busquemos refugio en aspectos de la realidad del entorno, tales como el escaso tiempo disponible debido a la demora en el transporte o la afanosa búsqueda de alimentos y otros artículos de primera necesidad.

Otro aspecto de relevancia es la casi segura interrogante que nos surge al concluir cada valoración: ¿He considerado todos los aspectos trascendentes, favorables o no, ocurridos en mi familia, en mi trabajo y en otras esferas de mi actividad? ¿Han sido justas mis valoraciones? En las referidas preguntas subyace un denominador común: ¿estamos preparados para efectuar semejante análisis?

Una manera de enfrentar esa situación puede ser el recurrir a la escritura de un diario, que sea un registro veraz, a camisa quitada, de los sucesos que acontecen en nuestra vida, con lo cual se fortalece la disciplina de registrar, de manera analítica, los hechos fundamentales del día. Se trata de valoraciones y criterios de hoy que, leídos al cabo del tiempo, permiten establecer aciertos y equivocaciones de enfoques que nos ayudan a ser mejores en el enfrentamiento con las dudas e incertidumbres.

Cuánto valor tendrían para nosotros, y nuestra familia, esas notas del día a día, que permiten pasar ante nuestros ojos, como si fuera una película, por lo menos la inmensa mayoría de los sucesos relevantes de nuestra vida. No todos serían gratos, pero sí altamente educativos. ¿Cuántas vivencias? ¿Cuántos recuerdos, a veces olvidados total o parcialmente, volverían a renacer? ¿Cuántas valoraciones que consideramos correctas y defendimos en el pasado se nos presentarían ahora equivocadas total o parcialmente? Pienso que lo anterior ayudaría a reforzar la confianza familiar.

Cualquiera que sea la herramienta que se escoja, es imprescindible realizar a solas diariamente esos análisis de nuestro desempeño, y después compartirlos, con sus aciertos y errores, en el ámbito de la familia para lograr que esta crezca espiritualmente. La pregunta es: ¿tendremos la voluntad de encontrar el tiempo para materializarlos?

Volver a la Portada

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldich
EDITOR: Andrés Rodríguez
DISEÑO DIGITAL: Raúl León P.
CORRECCIÓN: Zoila Martinez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Habey Hechavarría, Raúl León, Gisell Grass, Estela Martinez y Navia García
Se permite la reproducción total o parcial de los trabajos, siempre que se indique la fuente