Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Tercer trimestre 2011

Resolución 1024 X 768 / 32 bit

 

LITERATURA EN TV
Los valores de una familia:
los Ingalls

Por Navia García

 

La serie de televisión fue una de las pocas producciones dramáticas acertadas y duraderas, con ocho temporadas en televisión, sobre
el tema de la familia.

Se está trasmitiendo por el canal Tele Rebelde, en el horario de la programación infantil, desde hace aproximadamente dos años, una serie de televisión estadounidense, producida y distribuida por la NBC y doblada a otros idiomas: The Little House on the Prairis, La pequeña casa de la pradera, en España o La familia Ingalls, para América del Sur, Centroamérica y otros países de habla hispana.

Los episodios son una adaptación libre de los libros escritos por Laura Ingalls Wilder, realizada por el productor de televisión Ed Priendly, quien se había encantado con la lectura de los mismos. Se unió a Michael Landon para que la dirigiera y este último aceptó el papel de Charles Phillip Ingalls. La NBC se había percatado de que tenía los ingredientes de una programación exitosa.

La pequeña casa de la pradera debutó en los comienzos de la década de los 70 con excepcionales índices de audiencia. Meses antes había sido realizada la película con el mismo nombre y que fue un éxito. La serie se mantuvo por nueve años en la preferencia de la audiencia televisiva.

Los textos originales sufrieron algunos cambios pero no afectaron su esencia. En esta serie predomina el drama, aunque con sus momentos cómicos, debido a la participación de algunos de sus protagonistas. La familia Ingalls es una trama estable y que no temió abordar temas polémicos como la adicción, el racismo, credos religiosos, las diferencias de clases o el elitismo, entre otros aspectos de la dignidad humana.

I

La serie gira alrededor de la familia que le da título, contrapuesta a otra familia, la Oleson. Charles Ingalls es un hombre de valores extraordinarios como esposo, padre y vecino de una comarca rural. Hombre casero y patriarcal, cristiano, de conducta intachable, sacrificado por su familia y siempre dispuesto a ayudar y compartir con el prójimo. Es recto con su propia familia y combate todo lo que no sea honesto.

Su esposa, Carolina Quinet Hobrook Ingalls, (interpretada por Karen Grassle) y sus tres hijas: Mary Amelia Ingalls (la actriz Melissa Sue Anderson); Laura Ingalls (por Melissa Gilbert) y la pequeña Carrie (por Lindsay Greenbush).

La historia gira en los problemas que tienen Charles Ingalls y su esposa Carolina para asentarse en Plum Creek, Minessota, por lo que tienen que trasladarse a Walnut Grove, en busca de prosperidad y de una comunidad mejor; y allí, en una pequeña granja, comienzan una nueva vida.

Rodeados de la vaca, las aves de corral, la yunta para arar la tierra, el caballo de la carreta y el perro fiel que los sigue a todas partes, sin lujos ni comodidades en la pequeña cabaña de la pradera; pero llenos de amor y respeto, trabajo y cooperación entre ellos, con enseñanzas educativas y morales ante cada error que surge de las distintas situaciones, y que conlleva siempre un consejo sano y ejemplarizante.

II

Cada episodio está centrado en una nueva dificultad, mas con su solución y enseñanza justa. Se muestran los problemas, las necesidades, las enfermedades y los avatares de la vida rural. También hay sus escenas divertidas, enredos, trampas de los pequeños de la escuelita, y otros que no son tan chicos. Aparecen nuevos personajes y las maldades del mundo anidadas en los inocentes, sinceros y nobles trabajadores de La Pradera. Pero no sólo los que llegan a Walnut Grove, sino los que allí viven, llenos de envidia, celos, delirios de grandeza y otros graves defectos.

La pequeña casa de la pradera tiene momentos luminosos de justicia, amor y perdón, misericordia, ayuda al prójimo, benevolencia, piedad y respeto. Se cumplen los mandamientos aunque no se hable de ellos explícitamente. Muestra el amor a la naturaleza, a los animales y a todo lo creado por el Señor.

III

En contraposición de valores está la familia de Nels Oleson (en la piel del actor Richard Bull) propietario del único almacén y tienda mixta del pueblo. Su esposa no es todo lo sincera que debiera ser con los Ingalls ni de ninguna otra persona del lugar, con excepción de los de alto nivel social. Harriet Oleson (interpretada por Catherine McGregor) causa muy a menudo problemas con sus chismes o instigando a su marido –quien demuestra ser buen amigo– para que obligue a Ingells a hipotecarle su granja. La vida no la dotó de belleza física ni espiritual. Altanera, orgullosa, soberbia, trata de humillar a todos, incluso a su propio marido, que en poquísimas ocasiones se llena de dignidad y la recrimina por sus bajezas. Esos mismos antivalores ha inculcado esta mujer a sus hijos Nellie (por la actriz Allison Arngrim) y Willie (actor Jonathan Gilbert). Nellie, a pesar de ser una bella jovencita rubia de ojos azules, aprovecha cualquier oportunidad para humillar a Laura Ingalls. Lo hace por ser pobre y no tener los vestidos hermosos de ella, y le hace gala de sus lindas muñecas. Además, con frases como “poseo todo cuanto quiero”, “mi padre es propietario de una tienda”, “vivo en una espléndida casa con muebles lujosos” y otras.

Su hermano Willie, cinco años menor, es el típico pícaro y mal intencionado, quien colabora con su hermana en sus maldades a cambio de dulces y caramelos. Él también encuentra siempre la oportunidad de molestar a Laura, y en ocasiones se reúne con otros niños de pésima conducta para mortificar a los más pequeños.

IV

En las últimas temporadas Nellie cambia su actitud después de casarse con un rico hombre de negocios, judío y profesor de Química, Percival Dalton. Laura llega a ser profesora de la escuela y Nellie cambia su actitud hacia ella, no así la madre, pese al empeño de su esposo Oleson.

Existen otros personajes con sus virtudes y defectos, quienes, cada uno en su momento, ayudan a su vecino en las novedades y desgracias, comparten sus alegrías y buenaventuranzas. Ellos son: Jonathan Garvey, el carpintero amigo de Ingalls; el reverendo Robert Alden, pastor de la iglesia; Lars Hanson, fundador del pueblo y dueño del molino; y el doctor Hiran Baker, el médico de la ciudad.

Hay tres situaciones, de todas los episodios, que no quiero dejar de mencionar, porque nos hacen reír o llorar, y ocurren con el personaje de Laura. La primera es cuando pierde a su fiel perrito, lo que la lleva a una inconformidad contra el mundo, su dolor es tan inmenso que rechaza a Bandito, otro perro que ha seguido a su padre, escondido en la carreta, y que se convertirá en su nuevo compañero después que ella le abre su corazón.

La segunda se refiere al cuidado que le brinda Carrie, la más pequeña de los Ingalls, al pavo, del cual ha escuchado decir a sus padres que será lo más importante en el Día de Acción de Gracias. En su mente infantil lo imagina sentado a la mesa a su lado, ella que lo ha engordado… y grande fue su desengaño, pues era la cena de tan importante ocasión. En la tercera, Laura cuida de una loba herida que ha traído su vecino, pero los demás pobladores de la zona creen que es la causante de la pérdida de sus rebaños. Envían a sus perros ante los que la loba defiende a sus cachorros. Laura y su amigo no pueden comprender el comportamiento de los perros, pero el vecino les explica que las personas, cuando no quieren a sus mascotas, las lanzan a la calle y estas se vuelven fieras por tratar de sobrevivir, cuestión aprovechada por los pobladores en el intento de matar a la loba. Finalmente, Laura y sus amigos llevan a lugar seguro a la loba junto a su camada.

Adelantamos que con la mayoría de edad de Laura Ingalls junto a los problemas y tribulaciones del resto de los habitantes de Walnut Grave, La pequeña casa de la pradera finalizan estos gustados episodios.

La pequeña cabaña o Los Ingalls ofrece su mensaje de amor y comprensión a las familias en cada uno de sus capítulos. Con ella, grandes y chicos, a la vez que disfrutamos de una magnífica serie, comprendemos la importancia de priorizar la unión familiar en nuestras vidas.


Volver a la Portada

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Beato Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldrich.
CORRECCIÓN: María del Carmen Muzio.
DISEÑO IMPRESO: Ballate/ManRoVal.
DISEÑO DIGITAL Y DISTRIBUCIÓN: Raúl león Pérez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Monseñor Fernando de la Vega, Felipe Oliva, Habey Hechavarría, Raúl León P.,
Giselle Grass, Navia García y Estela María Martínez Chaviano.
REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey y Bernaza, Habana Vieja. Teléfono: 53 7 863-1767.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.