Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Tercer trimestre 2011

Resolución 1024 X 768 / 32 bit

 



Un matrimonio a los altares

Louis Martin y Zélie Guerin, padres de Santa Teresita de Liseux, fueron beatificados a principios del presente siglo. En medio de una vida silenciosa, ellos forjaron una familia de santos

(Condensado de Humanitas, No. 53, 2009)


Louis y Zélie, un matrimonio que se entregó a Dios en su vida cotidiana.

La primera mirada fue la decisiva. Un día, al atravesar el puente de San Leonardo, en Alençon, Zélie vislumbró a un joven distinguido que caminaba por la calzada. Como relataba años después a sus hijas, le bastó la visión de Louis Martin para oír en su interior una voz que le decía: “He aquí a quien he destinado para ti”.

Tres meses después de ese primer encuentro, el 13 de julio de 1858, Louis y Zélie se casaron en una ceremonia realizada en la privacidad. Él tenía 35 años y ella 27. Desde ahí empieza a trazarse un camino de santidad entre ambos cónyuges. En un período inicial vivieron en total continencia hasta que, gracias a la recomendación de su confesor, se dispusieron a recibir los hijos que el Señor les enviara. Tuvieron nueve vástagos, de los cuales sobrevivieron cinco, todos pertenecientes al sexo femenino.

En medio de una situación económica medianamente acomodada, la pareja vive una vida sencilla, con “las cualidades y limitaciones de las criaturas humanas”. En agosto de 1877 Zélie fallece a causa de un tumor y Louis asume la total responsabilidad de las cinco niñas, la mayor de 17 años y la menor de cuatro años. Decide trasladarse con ellas al pueblo de Liseux, donde la educación de éstas es encomendada a las Benedictinas de Nuestra Señora del Prado.

Como en un floreciente jardín, las semillas sembradas por el matrimonio -”que no hace ruido como tampoco lo hace el bosque que crece”- ofrecen sus frutos. Todas las hijas se entregan a la vida religiosa, en particular Teresita, quien “cautivó al mundo con sus enseñanzas en torno a la infancia espiritual como camino a la santidad”.

Pero a Louis Martin también le llega el momento final, el cual afronta con genuina fortaleza cristiana. Tras la estancia en un hospital provocada por un creciente deterioro físico y mental, retorna a su hogar en Liseux, donde fallece el 29 de julio de 1894 asistido por su hija Celina, quien había demorado la entrada al convento para acompañar a su padre hasta el fin.

Volver a la Portada

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Beato Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldrich.
CORRECCIÓN: María del Carmen Muzio.
DISEÑO IMPRESO: Ballate/ManRoVal.
DISEÑO DIGITAL Y DISTRIBUCIÓN: Raúl león Pérez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Monseñor Fernando de la Vega, Felipe Oliva, Habey Hechavarría, Raúl León P.,
Giselle Grass, Navia García y Estela María Martínez Chaviano.
REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey y Bernaza, Habana Vieja. Teléfono: 53 7 863-1767.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.