Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Tercer trimestre 2012

Resolución 1024 X 768 / 32 bit

 

Entrevista


El barrendero madrugador
Texto y fotos: MICHAEL GARCÍA PÉREZ

 

Los amaneceres de San José de las Lajas son cómplices de su existencia. Convertido en un personaje popular, Gregorio Nápoles, más conocido por “Goyo”, es de esas personas que sorprenden cada día con el ánimo de cuidar nuestro entorno y regalarnos salud ambiental.  

Descendiente de una familia humilde, la consagración al trabajo es la herencia más rica que le legaron sus antepasados. Heredero de esta gracia de Dios, su consagración se perpetúa en ese desvelo que lo acompaña en cada siembra de amor durante sus jornadas de trabajo.

Conocerlo de cerca, me ha permitido comprender cuán importante es su oficio y cuán necesario resulta para las familias de lajeros y lajeras.

 

¿Cómo enfrenta, Goyo, cada día de trabajo?

Bueno, yo me levanto muy temprano para evitar el sol fuerte de la mañana y el tráfico de los carros, porque yo trabajo en la carretera central, aquí en San José, y esta es una calle muy transitada por las personas, por los carros, las bicicletas y bicitaxis. Yo me tomo el trabajo de limpiar muy temprano, para que cuando el público se levante vea la calle limpia, eso para mí, es regocijo. Yo siempre digo, y entiendo que debe ser así, que la limpieza da alegría y amor.

¿Le gusta lo que hace?

Sí, cómo no, a mi me gusta lo que hago. Yo vivo enamorado de mi trabajo, porque cuando los niños van para la escuela, ven la calle limpia, y así también estamos evitando que haya problemas con alguna enfermedad, ya que quito la basura y otras cosas que algunas personas botan en las calles.

¿Es cierto que cuando barre las calles recita poesías y canta canciones?
Sí, es verdad, tiene mucha razón. A mí me encanta hacer eso, porque me da fuerza para trabajar. Así me siento contento, y hago mejor el trabajo.
Mira, hay una poesía que me gusta mucho porque habla de Martí, del héroe de Cuba, y dice así:

Martí es un genio extraordinario
porque de niño, bien niño,
mostró a Cuba su cariño,
siendo revolucionario.
Con un valor extraordinario,
nacido en su noble frente,
demostrándose valiente
fue de nuevo a combatir,
para hoy gritar y decir,
Viva Cuba independiente.

También esta otra poesía que tiene que ver mucho con mi vida, desde que yo era un vejigo, y que mis padres me enseñaron con mucho orgullo, y dice así:

Debido a mi situación
que desde niño atravieso,
siempre me he buscado el peso/Luchando en mi condición.
Si me ha faltado la instrucción,
no me ha faltado el talento,
y sin mentiras, y sin cuentos,
aquí les doy a entender
lo que he tenido que hacer
para ganarme el sustento.

¿Por qué siempre lleva una gorra puesta para trabajar?

Ah, muy sencillo, porque me protege de los rayos solares, de que el sol me haga daño en el cráneo. Además me protege de tener un accidente, porque así los carros pueden verme de lejos y no chocan conmigo; recuerda que yo salgo a barrer las calles muy temprano y la calle está muy oscura.

Según tengo entendido usted es uno de los barrenderos más destacados del país. ¿Qué puede decirme al respecto?

Bueno yo llevo 17 años de barrendero y he salido cuatro veces Vanguardia Nacional. Incluso, ayer, fue un día que salí vanguardia en mi trabajo. Me dieron un diploma, me estimularon con un bucarito de lo más bonito, unos mandados con comida para la casa. A mí me gusta mucho eso, y al mismo tiempo me siento estimulado porque yo sé que en mi trabajo están contentos conmigo y así yo me siento bien.

¿Goyo, además de su labor de barrendero realiza otros trabajos?

Bueno, yo barro las calles y voy a cualquier otra actividad que me designen en mi centro de trabajo. Mira, como por ejemplo, mañana mismo yo tengo que ir a hacer un trabajo en la carretera central, que están haciéndoles unos arreglos y así ayudo a los compañeros de viales. Siempre estoy dispuesto a colaborar con todo lo que me encomienden; eso me hace sentir bien.

En ocasiones algunas personas echan papeles y basura en las calles,¿ha tenido usted esa experiencia en su labor diaria?

¡¿Qué si la he tenido?! ¡Un montón de veces! La gente muchas veces no se preocupa por cuidar el lugar donde vive. Se comen una paletica de helado y para el piso el papel con que viene envuelta. Se toman un refresco del que venden en divisa y echan la lata donde primero se les ocurre. ¿Y quién viene después a recoger todo eso? Pues, este que está aquí, Goyo, y los demás barrenderos. Y quiero que sepas que eso no me parece bien, porque siempre trato de dejar las calles desempercudidas; y hay quienes no respetan mi trabajo y ni el de mis compañeros.

¿Qué mensaje le enviaría a las personas que viven en San José de las Lajas?

Que cuiden nuestro pueblo y que respeten el trabajo de los barrenderos. Ahora que somos la capital de Mayabeque, tenemos que preocuparnos más por mantener la limpieza. Ah, y quiero que sepan que pueden contar con Goyo, porque como ya te dije, la limpieza da alegría y amor.

Así culmina este diálogo con Gregorio Nápoles, “Goyo”, el barrendero. Con más de 70 años de vida, su entusiasmo por cumplir metas y cuidar el ornato de su terruño, adorna esa personalidad noble y perseverante que lo caracteriza.

Orgullo de las familias de Mayabeque, su labor permanece como legado imborrable de su necesaria existencia. Indudablemente, Goyo es de esas personas que diariamente despierta al sol para regalarnos alegrías y llevar a cabo uno de los oficios más necesarios para la vida.

 

Volver a la Portada


Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Beato Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldrich.
CORRECCIÓN: María del Carmen Muzio.
DISEÑO IMPRESO: Ballate/ManRoVal.
DISEÑO DIGITAL : Raúl León Pérez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Felipe Oliva, Giselle Grass, Navia García, Estela María Martínez Chaviano, Raúl León P.,
REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey y Bernaza, Habana Vieja. Teléfono: 53 7 863-1767.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.