Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Cuarto trimestre 2010

Resolución 1024 X 768


Oferta, demanda y vida familiar

PICADILLO O PERRO CALIENTE
Por JESÚS MESA ORAMAS

 

Los términos oferta y demanda se encuentran entre los más frecuentes en los medios de difusión masiva, especialmente desde mediados del 2009, al desencadenarse la crisis financiera internacional.

Resulta indispensable realizar algunas precisiones relativas a los matices que incluyen esas palabras, devenidas conceptos, que en pocas ocasiones se mencionan, bien sea porque el agente difusor asume que el receptor los conoce o porque la inmediatez o el espacio disponible no lo permiten.

El primer matiz a señalar, válido para ambos términos, es el carácter temporal de su significado. No se puede hablar de una demanda o una oferta estática, pues la de hoy no es la misma de ayer. Las dos varían en dependencia de las cambiantes necesidades de los agentes económicos, así como de los recursos de que se dispone para enfrentarlas.

Mostremos un ejemplo sencillo de la vida familiar: se dispone de una cierta cantidad de ahorros para comprar un televisor, pero aparece la oportunidad de una permuta ventajosa, con lo cual esos recursos se utilizan para los trámites y el traslado de las propiedades hacia la nueva vivienda. Una variación en la oferta cambió la demanda de esa familia

Si una familia no tiene batidora, y no dispone de recursos suficientes para comprarla, esta necesidad no forma parte de la demanda

Un segundo aspecto de gran relevancia, en este caso relativo a la demanda, es que, en teoría microeconómica, ese término no es sinónimo de necesidad, sino de ésta con capacidad de compra. En otras palabras, quien no tiene poder de adquisición no está incluido en la demanda. Esta precisión resulta importante, pues cuando se utiliza el término demanda se puede inferir que es la cantidad socialmente requerida de un bien o servicio, que no tiene que coincidir necesariamente. En la práctica macroeconómica lo anterior significa que si una familia no tiene batidora, y no dispone de recursos suficientes para comprarla, esta necesidad no forma parte de la demanda.

En cuanto a la oferta, es indispensable destacar que representa la cantidad de un bien disponible para su comercialización y su magnitud se ve regulada por un elemento práctico: la diversidad y precio de bienes de un mismo tipo (sustitutos) existentes, que condicionan el precio máximo de venta y que obliga a los oferentes a realizar ajustes en sus niveles de oferta para maximizar sus beneficios. Un ejemplo clásico de bienes sustitutos son el té y el café. Un aumento en el precio del café, mueve la demanda de la familia hacia la compra de té y viceversa.

Un cuarto aspecto a considerar es que el comportamiento económico descrito por estos dos conceptos, desde el punto de vista macroeconómico, conduce a la determinación del denominado Punto de Equilibrio (PE), el cual sirve de referencia para regular los niveles de producción y de precios en una sociedad.

Sin embargo, dada la dependencia temporal de la oferta y la demanda, el PE varía en el decurso del tiempo y en la práctica nunca se alcanza, pues la dinámica de los agentes económicos es superior a la velocidad de respuesta de los mecanismos de producción y comercialización para llegar a este, por lo cual es más preciso hablar del PE como una tendencia hacia un nivel de demanda a un precio determinado.

Como último factor debe señalarse que, de todo lo expuesto, es fácil darse cuenta que en el caso de las familias estos conceptos se encuentran presentes de manera intuitiva en las decisiones cotidianas, tales como comprar picadillo o perro caliente.

Como ha podido apreciarse, los conceptos oferta y demanda tienen evidente importancia en el establecimiento de las políticas macroeconómicas por parte de los gobiernos, al tiempo que son utilizados en las economías domésticas durante el proceso de adopción de decisiones para la adquisición de bienes.

Bibliografía:
Mesa, J: Las analogías como herramientas para la obtención de conocimiento.
http://www1.monografias.com/trabajos15/analogias/analogias.shtml

 

Definición de algunos términos empleados

Macroeconomía: Rama de las Ciencias Económicas que estudia las características y requisitos de las políticas destinadas a organizar el desempeño de la economía a escala de un país.
Concepto: Forma del reflejo del mundo en la etapa del conocimiento asociado al uso del lenguaje, en el cual palabras o grupos de palabras no están ligadas directamente con las imágenes, aunque han surgido gracias a éstas y constituyen el modo de generalización de los objetos y fenómenos pertenecientes a determinada clase.

Bien: Término utilizado (en este trabajo) para indicar un producto o servicio que tiene fines comerciales.

Bienes sustitutos: Bienes que pueden utilizarse en lugar de otro. Ejemplo: el café es uno de los sustitutos del té y viceversa.

Punto de Equilibrio: Punto (precio y cantidad) donde coinciden las curvas que representan la dependencia de las cantidades demandadas de un bien y la oferta de los productores de ese propio bien, en dependencia del precio de venta.

Agentes económicos: Consumidores y productores que tienen un comportamiento racional. Pueden ser personas, hogares o entidades.

Oferentes: Agentes económicos que entregan determinados bienes y servicios al mercado para su comercialización.

Demandantes: Agentes económicos que consumen determinados bienes y servicios comercializados en el mercado.

Volver a la Portada

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldich
EDITOR: Andrés Rodríguez
DISEÑO DIGITAL: Raúl León P.
CORRECCIÓN: Zoila Martinez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Mons. Fernando de la Vega, Felipe Oliva, Habey Hechavarría, Raúl León P., Giselle Grass,
Navia García y Estela Martínez.
Se permite la reproducción total o parcial de los trabajos, siempre que se indique la fuente