Amor y Vida
Publicación Trimestral del Movimiento Familiar Cristiano
Arquidiócesis de la Habana

Cuarto trimestre 2011

Resolución 1024 X 768 / 32 bit

 

 

 

La vida sigue su curso

Por NAVIA GARCÍA

 

La vida, como expresa la máxima, es como un caudaloso río que salta por encima de peñascos, arrasa árboles, lanza las piedras en veloz remolino y todo lo que encuentra lo envuelve entre sus brazos. Y así es la vida, que va encontrando escollos, piedras, engaños y desengaños; así mismo la familia tiene que continuar su curso salteando los peligros para no ser lanzada al precipicio.

Por ello, la familia semeja grandes piedras apretadas para no caer en la corriente, conservar sus valores, sus principios cristianos y el amor a los hijos, aunque estos vengan al mundo navegando contra la corriente.

La televisión cubana no es ajena a estos conflictos, y en estos últimos tiempos ha trasmitido algunos materiales que además de entretener contienen una enseñanza en horarios habituales para los pequeños y jóvenes, por lo que reciben el mensaje y hasta le preguntan a sus padres ¿por qué?
Me refiero en esta ocasión al serial La vida sigue su curso, trasmitido por el canal Telerebelde y que concluyó a principios de este verano. La música de apertura y cierre de los capítulos, Let’s me go fue un rock famoso del legendario Elvis Presley.

Centrado en la familia Thalet (pudiera ser cualquier familia de este caudaloso río), compuesta por el matrimonio con dos hijas adolescentes, Paige y Rebecca, y un simpático perrito que es la mascota de la casa.

La familia vive cada día su agitación mañanera. Las hijas, para sus estudios; y el perrito que, cada mañana, espera su desayuno con su vasija plástica en la boca. Así transcurren los días, salpicados de anécdotas propias de una familia que tiene dos adolescentes: permisos para acampadas, fiestas, y demás.

Este devenir se interrumpe con los malestares de la madre. Acuden al médico amigo, y para alegría y sorpresa les informa que está embarazada de un varón robusto. Sin embargo, el galeno se detiene un momento, preocupado, se aproxima al monitor, y les participa su temor de que el feto sea un posible Down.

Estupor y llanto, no lo pueden creer… El doctor les insinúa, entre apenado y confuso, que pueden interrumpir el embarazo. La madre lloró desesperada, tantos años en espera de un hijo varón… Se niega a practicar la interrupción, es su hijo y lo tendrá.

Lo esencial de esta historia basada en hechos reales y recreada por el guionista es el referirse a un aspecto de la vida que puede ocurrir en cualquier familia.

La importancia de los capítulos es la enseñanza que ofrece al mostrarnos cómo la familia Thalet educa y lleva adelante el proyecto de vida de su hijo Corky. Lo tratan como a un ser normal, sin la lástima o malacrianza de los padres con hijos que tienen alguna imperfección física o mental. Hacerlo útil, independiente, capaz de tener sus propias iniciativas y decisiones.

La vida sigue su curso se basa esencialmente en la vida de Corky, desde su nacimiento y primeros años de vida. Lo educan en acciones tan naturales como dormir solo en su habitación, bañarse y vestirse, asistir a la escuela primaria y secundaria igual a cualquier otro niño, preparar sus útiles escolares, en fin, como los demás.

Sus padres, con la palabra y el ejemplo diario, le infunden principios, bondad, respeto, amor a sus semejantes y a los animales. También cómo ganarse la admiración, el cariño, la tolerancia tanto de sus profesores como de sus compañeros de clase.

Concluidos los estudios primarios, ya en la secundaria, conoce a jóvenes y bellas muchachas, a las que a veces invita a fiestas, pero la simpatía de ellas por Corky se limita al cariño y admiración. El destino le juega escaramuzas y sufre sus primeras desilusiones; pero el padre le explica que es común a todos los jóvenes llevar una joven bonita al baile y al ir en busca de refrescos encontrarla bailando con el chico que de verdad le interesa.

La vida sigue su curso deja una enseñanza y una forma de vida para las familias, en especial, aquellas con un hijo Down. Por ello, verla, además de los valores familiares que trasmite ha entretenido en las tardes a los telespectadores.

 

Agradecimiento:
A las doctoras Lisbeht López Verde y Gladys Martínez Martínez.

 

Volver a la Portada

 

Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu corazón
Beato Juan Pablo II

DIRECTORES: Rubén Gravié y Ana María Baldrich.
CORRECCIÓN: María del Carmen Muzio.
DISEÑO IMPRESO: Ballate/ManRoVal.
DISEÑO DIGITAL Y DISTRIBUCIÓN: Raúl león Pérez
CONSEJO DE REDACCIÓN: Monseñor Fernando de la Vega, Felipe Oliva, Habey Hechavarría, Raúl León P.,
Giselle Grass, Navia García y Estela María Martínez Chaviano.
REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey y Bernaza, Habana Vieja. Teléfono: 53 7 863-1767.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.