MENSAJE A LAS FAMILIAS

Pidámosle a Dios, a través de su Madre, la Virgen María, bajo la advocación de la Virgen de la Caridad, que nos dé un corazón sensible, que sienta como propia la necesidad de los más perjudicados por este evento meteorológico, a la vez que solidario para ayudar espiritual y materialmente a estas personas. Compartir lo poco que tengamos, hasta que nos duela, es lo propio de los discípulos de Cristo, pues como decía la Madre Teresa de Calcuta: «El amor, para que sea auténtico, debe costarnos».

Por ANA MARÍA BALDRICH y RUBÉN GRAVIÉ



Leer última publicación

En el tiempo de la gracia te escucho, en el día de la salvación te ayudo. Pues mirad: ahora es el tiempo de la gracia, ahora es el día de la salvación. (2 Cor 13,12)

Su Santidad Benedicto XVI en discurso sobre la verdad del matrimonio y la familia

“La verdad del matrimonio y de la familia, que hunde sus raíces en la verdad del hombre, se ha hecho realidad en la historia de la salvación, en cuyo centro están las palabras . En efecto, la revelación bíblica es, ante todo, expresión de una historia de amor, la historia de la alianza de Dios con los hombres; por eso, la historia del amor y de la unión de un hombre y de una mujer en la alianza del matrimonio pudo ser asumida por Dios como símbolo de la historia de la salvación”. “El matrimonio y la familia no son, en realidad, una construcción sociológica casual, fruto de situaciones históricas y económicas particulares. Al contrario, la cuestión de la correcta relación entre el hombre y la mujer, hunde sus raíces en la esencia más profunda del ser humano y sólo a partir de ella puede encontrar su respuesta”.
Carta al cardenal presidente del Consejo Pontificio para la Familia convocando el V Encuentro Mundial de las Familias, 17 de mayo de 2005 (ECCLESIA, nº 3.260)