Boletín PJCV, Edición No 4, Iglesia Católica, La Habana, febrero 2009
Mundo joven

Seguidores de Cristo
Por: Jorge Emilio Marbot Ricardo desde México
Comunidad: Parroquia San José de Ayestarán. Cerro.
El pasado día 1ro de enero nuestra zona Cerro-Vedado y más aún, toda nuestra Madre Iglesia, desbordó de gozo al ver en los votos perpetuos de la Hna. Leticia csd, la presencia viva de Jesús hoy.  Su decir sí al amor y el servicio,  al reto de buscar la realización personal en la sonrisa del necesitado, es un ejemplo a seguir en medio de una sociedad egoísta y violenta como la del siglo XXI.

Mensaje de su santidad Benedicto XVI para la XLIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales "Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo, de amistad"
Fuente: www.vatican.va
Fecha: 24 de enero de 2009.
Ante la proximidad de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, me es grato dirigirme a vosotros para exponeros algunas de mis reflexiones sobre el tema elegido este año: Nuevas tecnologías, nuevas relaciones. Promover una cultura de respeto, de diálogo y amistad.
Las nuevas tecnologías digitales están provocando hondas transformaciones en los modelos de comunicación y en las relaciones humanas. Estos cambios resaltan entre los jóvenes que han crecido en estrecho contacto con estas nuevas técnicas de comunicación y que, por tanto, se sienten a gusto en el mundo digital.
Estas tecnologías son un verdadero don para la humanidad y por ello debemos hacer que sus ventajas se pongan al servicio de todos los seres humanos y de todas las comunidades, sobre todo de los más necesitados y vulnerables. Los jóvenes especialmente se han dado cuenta del enorme potencial de los nuevos medios para facilitar la conexión, la comunicación y la comprensión entre las personas y las comunidades, y los utilizan para estar en contacto con sus amigos, para encontrar nuevas amistades, para crear comunidades y redes, para buscar información y noticias, para compartir sus ideas y opiniones.
Además, la naturaleza interactiva de los nuevos medios facilita formas más dinámicas de aprendizaje y de comunicación que contribuyen al progreso social.
Aunque nos asombra la velocidad con que han evolucionado las nuevas tecnologías en cuanto a su fiabilidad y eficiencia, no debería de sorprendernos su popularidad entre los usuarios, pues ésta responde al deseo fundamental de las personas de entrar en relación unas con otras. Este anhelo de comunicación y amistad tiene su raíz en nuestra propia naturaleza humana y no puede comprenderse adecuadamente sólo como una respuesta a las innovaciones tecnológicas. Cuando sentimos la necesidad de acercarnos a otras personas, cuando deseamos conocerlas mejor y darnos a conocer, estamos respondiendo a la llamada divina, una llamada que está grabada en nuestra naturaleza de seres creados a imagen y semejanza de Dios, el Dios de la comunicación y de la comunión.
Al reflexionar sobre el significado de las nuevas tecnologías, es importante considerar no sólo su indudable capacidad de favorecer el contacto entre las personas, sino también la calidad de los contenidos que se deben poner en circulación. Deseo animar a todas las personas de buena voluntad, y que trabajan en el mundo emergente de la comunicación digital, para que se comprometan a promover una cultura de respeto, diálogo y amistad. Si las nuevas tecnologías deben servir para el bien de los individuos y de la sociedad, quienes las usan deben evitar compartir palabras e imágenes degradantes para el ser humano, y excluir por tanto lo que alimenta el odio y la intolerancia, envilece la belleza y la intimidad de la sexualidad humana, o lo que explota a los débiles e indefensos.
Las nuevas tecnologías han abierto también caminos para el diálogo entre personas de diversos países, culturas y religiones. El nuevo espacio digital, llamado ciberespacio, permite encontrarse y conocer los valores y tradiciones de otros. Sin embargo, para que esos encuentros den fruto, se requieren formas honestas y correctas de expresión, además de una escucha atenta y respetuosa. El diálogo debe estar basado en una búsqueda sincera y recíproca de la verdad, para potenciar el desarrollo en la comprensión y la tolerancia. Se ha de tener cuidado de no banalizar el concepto y la experiencia de la amistad. Sería una pena que nuestro deseo de establecer y desarrollar las amistades on line fuera en deterioro de nuestra disponibilidad para la familia, los vecinos y quienes encontramos en nuestra realidad cotidiana, en el lugar de trabajo, en la escuela o en el tiempo libre. Cuando el deseo de conexión virtual se convierte en obsesivo, la consecuencia es que la persona se aísla, interrumpiendo su interacción social real. Esto termina por alterar también los ritmos de reposo, de silencio y de reflexión necesarios para un sano desarrollo humano.
Quisiera concluir este mensaje dirigiéndome de manera especial a los jóvenes católicos, para exhortarlos a llevar al mundo digital el testimonio de su fe. Amigos, sentíos comprometidos a sembrar en la cultura de este nuevo ambiente comunicativo e informativo los valores sobre los que se apoya vuestra vida. En los primeros tiempos de la Iglesia, los Apóstoles y sus discípulos llevaron la Buena Noticia de Jesús al mundo grecorromano. Así como entonces la evangelización, para dar fruto, tuvo necesidad de una atenta comprensión de la cultura y de las costumbres de aquellos pueblos paganos, con el fin de tocar su mente y su corazón, así también ahora el anuncio de Cristo en el mundo de las nuevas tecnologías requiere conocer éstas en profundidad para usarlas después de manera adecuada. A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este "continente digital". Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la "buena noticia" de un Dios que se hizo hombre, padeció, murió y resucitó para salvar a la humanidad. El corazón humano anhela un mundo en el que reine el amor, donde los bienes sean compartidos, donde se edifique la unidad, donde la libertad encuentre su propio sentido en la verdad y donde la identidad de cada uno se logre en una comunión respetuosa. La fe puede dar respuesta a estas aspiraciones: ¡sed sus mensajeros! El Papa está junto a vosotros con su oración y con su bendición.
Benedicto XVI

Baja drásticamente porcentaje de jóvenes que se declaran católicos
Fuente: (ACI)
Fecha: 17 de enero de 2009
Un estudio de la Fundación Santa María reveló que el porcentaje de jóvenes españoles, de entre 15 y 24 años, que se declaran católicos bajó del 77 al 49 por ciento en la última década, y que casi la mitad de ellos dice que las clases de religión no les sirvieron prácticamente para nada
Según el estudio, dirigido por el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Pedro González, esta disminución es por la postura de la Iglesia en temas como el "matrimonio" homosexual, el aborto o la eutanasia; posición considerada "impopular" por los jóvenes.
Asimismo, el 79 por ciento cree que la Iglesia es demasiado rica y el 82 por ciento que su enseñanza sobre temas sexuales es anticuada. Sin embargo, la mitad de los jóvenes afirma que la Iglesia ayuda a los pobres y marginados a través de instituciones como Cáritas.
Sobre las clases de religión, casi la mitad de jóvenes indica que estas no les han servido para nada. El 36 por ciento cree que les sirvió de algo o de mucho; mientras que el diez por ciento afirma que no siguió esta asignatura.
Sin embargo, el 43 por ciento de jóvenes entre 15 y 24 años expresó su deseo de casarse por la Iglesia, mientras que el 22 por ciento opta por el matrimonio civil y solo el 16 por ciento se inclina por las uniones de hecho.
Sobre este mismo tema, un estudio realizado por el Observatorio Gallego de la Juventud reveló que a pesar de que la mayoría de los jóvenes de edad entre 15 y 29 años son bautizados, solo el 43,13 por ciento se declara católico, el 31 por ciento dice ser agnóstico o no creyente; mientras para el 21,7 por ciento la religión le es indiferente.
 
Secciones
Inicio | De la Zona | 100% Amor y Servicio | Tu voz cuenta | Reseña zonal
Pastorales específicas | Culturales | Mundo joven | Espacio creativo | Directorio | Créditos
Contactos
Para inscribirse en este boletín, haga clic aquí
Para darse baja de este boletín, haga clic aquí
Si tiene preguntas o comentarios, escríbanos a: 'Pastoral Juvenil Cerro Vedado'