Boletín PJCV, Edición No 4, Iglesia Católica, La Habana, febrero 2009
Reseña zonal

La dirección de su historia
Por: Gadiel Hernández Samper
Comunidad: Siervas de María. Vedado
No es posible recoger la memoria de nuestra tierra sin tener en cuenta la historia de aquellos que nos trajeron la Fe y de los lugares que son signos materiales de Dios. Una alta aguja gótica aparece coronada por una cruz desde hace ya más de cien años en el corazón del Vedado. “La parroquia”, como suelen llamarle todavía los vecinos de sus alrededores, no es sólo uno de los sitios emblemáticos de este rincón de la diócesis, sino el punto inicial de la evangelización.
El barrio que se encuentra en la zona de las colinas bajas del litoral habanero entre la desembocadura del Almendares y la loma del Hotel Nacional con su trazado rectilíneo y uniforme, dado por el Ingeniero Luis Yboleón Bosque,  fue el último de los grandes sueños de España en la capital de Cuba. El primer templo que tuvo se comenzó a construir con  modestas proporciones en 1877, dedicado al Sagrado Corazón de Jesús. El obispo de la Habana Monseñor Manuel Santander y Frutos lo elevó al rango de Parroquia en 1892 con vistas al inmediato auge y poblamiento de la nueva zona urbana.
El siglo se inició con el retorno de la Orden de Predicadores a Cuba y su creciente influencia evangelizadora en la “parte nueva de la ciudad”. El 2 de marzo de 1903  los hijos de Santo Domingo se hicieron cargo de la parroquia, que nunca más ha abandonado su sello dominico. Con la ayuda de los fieles lograron construir el templo de mampostería que bien pronto adquirió en buena medida el aspecto de hoy en día.
Los padres comenzaban a asumir con la mayor seriedad evangélica la posesión perpetua de la parroquia. Sin intentar hacer un recuento de todos los años de trabajo infatigable de los predicadores en la fundación de la mayor parte de las iglesias del Vedado, resulta imprescindible mencionar la labor de Fr. Francisco Vázquez O.P. párroco desde 1904 a 1915.A este sacerdote se debe la fundación de la escuela parroquial anexa al templo. Este centro, que se mantuvo en activo hasta que le fue posible en los 60´, representa una de las mejores muestras del despliegue del carisma dominico hacia los más pobres, por ser estos en especial los destinatarios principales de su existencia. El mencionado Colegio bajo la dirección de los hermanos de la Salle llenó de prestigio la obra de la Orden en Cuba que está unida esencialmente a la de la Parroquia.
Las primeras décadas republicanas hicieron que desde su convento de San Juan de Letrán y desde la parroquia los padres impregnaran de una profunda marca dominica el contexto del Vedado. Sin entrar en detalles y anunciando que será centro de algún próximo artículo, en los 40´ y 50´ la Parroquia se convirtió en la cuna de la Acción Católica Cubana. Los dominicos que ejercían el magisterio en la Escuela parroquial fueron los primeros consiliarios de la Juventud Estudiantil Católica (JEC). Los años en que la Iglesia de Cuba maduraba y un inmenso movimiento juvenil se integraba de lleno al ímpetu casi militar del laicado en la búsqueda del Reinado social de Cristo, la parroquia fue eje de acción y motivación de aquellos jóvenes.
La amplia labor rectora de la intelectualidad católica que se gestó en la sexta década del siglo XX en Cuba, pero con particular intensidad en el territorio parroquial del Vedado donde se encontraba incluso la propia Universidad fue un momento de obligado recuerdo para el presente, sobre todo para los que tenemos la obligación de mirar desde Dios nuestro futuro. El cambio social de 1959 no hizo agotar la vida de la parroquia, aunque sí hizo que se redujeran los espacios concretos de influencia social que tenía hasta ese momento. Los dominicos cubanos Fr. José Manuel Fernández O.P., nuestro “padre Pepe”, Fr. Desiderio Eguino Machado O.P., “padre Yeyo”, impidieron que con actos casi heroicos motivados no solo por el espíritu aventurero de la juventud, sino por un profundo amor a Jesucristo y a Su Iglesia, se mantuviera viva la actividad de la Parroquia, reducida por años casi solo a celebración de la Santa Misa, gracias a Dios al menos el Vedado conservaba, por la presencia de sus sacerdotes, la celebración del Santo Sacrificio.
En los años más recientes la parroquia ha visto y acogido el paso de sacerdotes llenos de celo apostólico, como Fr. Antonio Bendito Hernández O.P. y Fr. Cirilo  González Santamaría O.P. ambos españoles. El templo de la parroquia ya no es el más elevado de los edificios, ni siquiera de la calle Línea donde se encuentra ubicado mucho antes que la propia arteria urbana, sin embargo desde allí el Sagrado Corazón de Nuestro Señor reina en el silencio y el Vedado recuerda por la inclinación de su empinado campanario la verdadera dirección de su historia.
Secciones
Inicio | De la Zona | 100% Amor y Servicio | Tu voz cuenta | Reseña zonal
Pastorales específicas | Culturales | Mundo joven | Espacio creativo | Directorio | Créditos
Contactos
Para inscribirse en este boletín, haga clic aquí
Para darse baja de este boletín, haga clic aquí
Si tiene preguntas o comentarios, escríbanos a: 'Pastoral Juvenil Cerro Vedado'