Boletín PJCV, Edición No 5, Iglesia Católica, La Habana, marzo2009
Opinión

¿Qué soy sin amor?
Por: Claudia María Pérez Portas
Comunidad: Parroquia del Rosario. Vedado
El pasado 14 de febrero celebramos un día muy especial para todos: el Día de San Valentín o Día de los enamorados. (Historia-una de las versiones) Podríamos decir que celebramos también el Día del Matrimonio, Amistad...
El 21 de febrero una joven de mi comunidad, Indira, se unió en matrimonio sagrado a su novio en la Parroquia del Rosario y esto me insufló un hálito de esperanza, de fe y me inspiró a escribir sobre el amor.
Si miramos atrás en la historia y la comparamos con el presente, nos damos cuenta de que “el asunto del matrimonio ya no está de moda”. Hoy en día muchos jóvenes optan por “juntarse”, sin compromiso alguno y en ocasiones apenas se conocen. La decisión se basa en que todo es más fácil y cómodo. Para ellos no es importante el futuro, ni se preocupan por tener proyectos comunes o por formar una familia, lo importante es sentirse bien en ese momento. Su lema es el CARPE DIEM: vive el día de hoy como si fuera el último. Sin embargo, no se dan cuenta de que esta falta de compromiso, carencia de amor y superficialidad a la orden del día degradan a la persona, la deshumanizan.
¿Qué proporciona un mundo lleno de emociones efímeras sino un gran vacío? Sólo el amor es capaz de llenar el gran vacío del hombre y purificar su alma. “Sólo el amor engendra la maravilla”, dice Silvio Rodríguez en una canción. ¿Y qué es el amor? No es un poema ni una canción, no es corazón que camina y va en busca de aventuras. Es un sentimiento que da sentido a mi vida y abraza el alma del otro. Els la entrega incondicional que busca eternidad. Es valiente y supone sacrificios.
El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y olvida lo malo. No se alegra de lo injusto, sino que se goza en la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta todo.
(1 Cor 13; 4-7)
Según Cicerón, la palabra religión viene del latín “religare”, que significa “reatarse”. Nosotros los cristianos estamos llamados a crear y a renovar los lazos en el amor de Dios. No vivimos al margen de la sociedad, somos actores activos y como tales podemos transformarla. Seamos valientes y amemos al prójimo.
Secciones
Inicio | De la Zona | 100% Amor y Servicio | Tu voz cuenta | Reseña zonal
Pastorales específicas | Culturales | Mundo joven | Espacio creativo | Directorio | Créditos
Contactos
Para inscribirse en este boletín, haga clic aquí
Para darse baja de este boletín, haga clic aquí
Si tiene preguntas o comentarios, escríbanos a: 'Pastoral Juvenil Cerro Vedado'