Boletín PJCV, Edición No 2, Iglesia Católica, La Habana, diciembre 2008
Encuentro inter-diocesano de Animadores
Por: Jorge Emilio Marbot Ricardo
Comunidad: San José de Ayestarán. Cerro

Algunos podrían pensar que la Pastoral Juvenil no existe, o quizás la situación de su  comunidad parroquial le desalienta tan sobremanera que le lleva a pensar que nuestra Iglesia no tiene jóvenes, o que nadie se acuerda de ellos.
En este contexto se realizó la Asamblea Nacional de PJ en el Cobre, en agosto pasado. Los animadores de la Pastoral Juvenil de las diócesis occidentales (Pinar del Río, Habana y Matanzas), nos congregamos en la casa de convivencias "La Milagrosa", para evitar que todo lo trabajado en Santiago de Cuba se quedara en sueños; para aterrizar las aspiraciones de la Asamblea a las necesidades de cada comunidad y al anhelo de cada corazón de joven.
Comenzamos por describir cómo funciona la Pastoral Juvenil en nuestro país, así como ver cómo aspira trabajar con los juveniles y jóvenes, basándose en el II Plan Nacional, haciendo distinción de los cuatro enfoques o etapas en las cuales se pueden encontrar:

  • primer anuncio (kerigmático)
  • catecumenado
  • discipulado
  • opción vocacional

Entre ratos de oración, plática y compartir fraterno en general, conocimos y adquirimos mutuamente experiencia de las realidades concretas de otros grupos, con semejanzas y diferencias respecto al propio. El padre Enrique, asesor nacional, nos guió en el aprendizaje práctico de cómo organizar las actividades del año, planeando con objetividad los encuentros, teniendo en cuenta: tiempo de duración, lugar propicio y fecha en el calendario (ni muy espaciados los encuentros, ni muy atiborrados).
Todo cuanto se nos enseñó en esta convocatoria de la casa de convivencias de Matanzas, sirvió igualmente de base para que poco tiempo después, nuestra zona Cerro Vedado, planease las actividades propias de nuestro contexto, aunque parte de este camino se corrija y concrete al andar.
Lamentable fue el hecho de no contar con las presencia de todos los animadores que se esperaba, privándonos así de la riqueza que de seguro aportarían. Sin embargo tengo la certeza de verles en los subsiguientes encuentros. Es primordial contar con todas las fuerzas disponibles en la labor.
Quizás una de las oportunidades más ventajosas haya sido el poder confrontar las situaciones actuales de cada grupo de jóvenes con otros animadores y alcanzar nuevas ideas y métodos para animar y reforzar nuestro camino como cristianos de hoy.


Grupo de animadores participantes en el Taller de PJ, La Milagrosa, Matanzas.
Contactos
Para inscribirse en este boletín, haga clic aquí
Para darse baja de este boletín, haga clic aquí
Si tiene preguntas o comentarios, escríbanos a: 'Pastoral Juvenil Cerro Vedado'