Benedicto XVI: Peregrino de la Caridad


"Llevo en mi corazón las justas aspiraciones y legítimos deseos de todos los cubanos, dondequiera que se encuentren, sus sufrimientos y alegrías, sus preocupaciones y anhelos más nobles, y de modo especial de los jóvenes y los ancianos, de los adolescentes y los niños, de los enfermos y los trabajadores, de los presos y sus familiares, así como de los pobres y necesitados". Benedicto XVI. Discurso en el Aeropuerto de Santiago.

En su corta pero intensa visita, pudo ser visto y escuchado por todos, en las plazas y calles de Santiago y la Habana o por la televisión, menos por aquéllos que, debido a su trabajo no podían faltar a sus labores.

Para todos nos quedan sus mensajes.

Su visita fue pastoral y vino a confirmarnos en la fe, la esperanza y el amor, con ocasión del año jubilar por los 400 años del hallazgo y presencia de la Virgen de la Caridad del Cobre en Cuba.

Ahora hay que leer atentamente sus mensajes,  difundirlos  ampliamente y tratar de ponerlos en práctica, para que se colmen las expectativas o esperanzas que había sobre su visita. Sólo así en la paciencia activa y con la prueba del tiempo, cosecharemos los frutos que, sin duda, se darán para beneficio de todos. 

 

"Cuba y el mundo necesitan cambios, pero éstos se darán sólo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad".
Benedicto XVI. Misa en La Habana.


Volver a la Portada

" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCP-Cuba