Amar a la Iglesia, ser amado por la Iglesia

 

E:\Novena Juvenil\DSC00297.JPG
La Iglesia, comunidad de los seguidores de Jesucristo, muerto pero resucitado estará siempre de actualidad, para ser alabada o criticada, o utilizada, incluso abusada, para que individualmente o institucionalmente, esté de parte de lo que uno piensa o quiera conseguir.
Pero también será bien comprendida por los que encuentran a su Señor en esa comunidad: “Yo estaré con ustedes todos los días”.


Presentando un número de la revista “Chantiers”, de los Hijos de la Caridad, nuestro superior general, dice estas palabras que nos pueden ayudar  en nuestro contexto actual, pues con motivo de la visita de Benedicto XVI a Cuba se ha enjuiciado a la iglesia desde muy diversas perspectivas, tal vez sin comprender bien lo que la iglesia ha de ser.

“Una Iglesia a la que se ama, también con sus heridas e insuficiencias, y una Iglesia que nos ama, también con nuestras insuficiencias.  Pues, a veces, llevados por una mirada crítica sobre la Iglesia real, tenemos tendencia a olvidar nuestras propias insuficiencias, que son un peso en la Iglesia, como Erasmo no se privó de hacer notar a Lutero, cuando éste le urgía a unirse a su proyecto de separación: “Yo soporto a esta Iglesia hasta que descubra una que sea mejor, y también ella se ve obligada a soportarme a mí hasta que yo mismo sea mejor”.

Amar a la Iglesia, ser amado por la Iglesia. Esta doble experiencia se revela especialmente cuando la Iglesia se convierte para cada uno de nosotros en lugar de encuentro con Dios y de crecimiento humano. Una experiencia que está en la base de la mirada con que la Iglesia mira al mundo que la rodea y del que ella forma parte. Esa mirada la recibe de Cristo mismo, que es su razón de ser y el mensaje de la que es portadora. Pues la Iglesia no existe para ella misma. Si el amor que ella experimenta no se transforma en amor por la humanidad, no es la Iglesia de Cristo. Como El, también ella ama despojándose”.

José Miguel Sopeña, h.c.

 

Una forma de colaboración para aquellos que comparten nuestra espiritualidad y carisma:
  Pueden enviarnos direcciones postal o electrónica de personas a quiénes les gustaría recibir nuestro boletín. Los que lo deseen pueden ayudarnos enviándonos sellos de 0,15 MN. Muchas gracias a los que ya lo están haciendo

 

Volver a la Portada


" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCP-Cuba