Las semillas que ellos han sembrado darán su fruto


Dos acontecimientos han conmovido a nuestra Congregación en los primeros meses de este año: El 27 de enero partía a la Casa del Padre Miguel Martín, francés, que pasó 23 años de su ministerio sacerdotal en Cuba, de 1968 a 1990, la mayor parte en el Oriente cubano.

Un mes mas tarde, como asegurando el relevo, el joven Raidel Cuéllar Orellana, de Santa Clara, se comprometía a seguir a Jesucristo, por medio de la profesión religiosa, a la manera de los Hijos de la Caridad. Tenemos un nuevo miembro en la corte celestial y otro que recién comienza su caminar como religioso hijo de la caridad.

Miguel Martín se une a los Hijos de la Caridad, que han amado a esta isla y la han considerado como su familia, su casa y han dado por las personas que aquí habitan lo mejor de sí mismas.

El primero en partir fue el cubano Rodolfo “El Negro Sánchez”, como le gustaba llamarse, en Septiembre de 1982, en un trágico accidente.

En 1997, también sorpresivamente se iba Andrés Devos, nacido en Francia, pero cubano de corazón, cuando se disponía a reparar su corazón, “que ha amado tanto”, como decía en la postal que dejó sobre su escritorio la noche en que falleció.

Y ahora el corazón de Miguel Martín, también deteriorado, no quiso latir más en este mundo. En los últimos meses había sido nombrado animador auxiliar en la casa de los ancianos de los Hijos de la Caridad, que él consideraba “la antesala de la vida”. Sus vidas pueden ser una referencia para nuestro seguimiento de Jesucristo.

 

Quisiera pensar en la muerte como mi vuelta al Dios que amo. Quisiera que fuese mi supremo acto de amor por El y de apostolado por los pobres.
Juan Emilio Anizan, fundador

 

Volver a la Portada

 

" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCLAP