Breve resumen incompleto de la vida de Miguel Martín
2 Septiembre 1932-27 Enero 2011

Nacido en Francia, entra en los Hijos de la Caridad en 1956 y es ordenado sacerdote en 1960.

Su primer destino, durante dos años es vicario en una parroquia de Belleville, cerca de París, donde atiende especialmente a los jóvenes.

Luego, enviado a la parroquia del Buen Pastor, en un barrio de París, descubre una parroquia “comunidad misionera”: “En este ambiente apasionante comencé a ser sacerdote pastor, ser de manera habitual un hombre para los demás, una herencia que había recibido de mis padres”.

La llamada de la Congregación para fundar una comunidad en Cuba supuso un viraje importante en su vida. Pasa dos años de espera en un barrio popular de México capital.

Llega a Cuba en la Pascua de 1968, cuando la revolución apenas tenía 8 años. Durante 10 años se ocupa de formar grupos de laicos, la ASO (Apostolado Seglar Organizado), que todavía muchos recuerdan. Con su pequeña moto visita comnidades, lugares de culto y anima a los grupos de laicos.

Junto con Rodolfo, “el negro Sánchez", primer hijo de la caridad cubano, entra a trabajar en fábricas de Manzanillo. Este dinamismo misionero se ve afectado por la muerte en accidente de Rodolfo Sánchez y por el abandono de Miguel Fournerie, compañero de comunidad. ombre de gran corazón, supo encontrarse con el pueblo cubano que "piensa con el corazón”, según su expresión habitual. En 1990 después de 23 años de vida apasionante debe dejar Cuba. Pasa año y medio en Francia: “Era el momento de oxigenarse antes de volver a América Latina”, decía hace poco. En 1992 es enviado a Bogotá, Colombia, para ayudar a la formación de los jóvenes que esean ser hijos de la caridad. Aquí descubre: "la religiosidad popular omnipresente, una dimensión de la fe viva y valiente” En esta etapa es elegido miembro del Consejo General, en razón de su experiencia internacional.

En esta etapa sigue desplegando lo mejor de su ser hijo de la caridad: competencia unida a relación profunda, discernimiento, exigencia personal y espiritual, sensibilidad, gentileza y firmeza a la vez; verdaderamente habitado por el carisma del fundador Juan Emilio Anizan, tenía una “inteligencia pastoral metódica y clarividente”.

En 2002 a los 70 años es la hora de volver a Francia. Reparte su tiempo entre una parroquia de un barrio popular de París y el Movimiento Internacional “Pax Christi”. Eso le permite dar un nuevo impulso a la organización, incentivar la mirada internacional y crear un grupo de jóvenes por la paz favoreciendo con ellos el diálogo islamo-cristiano.

Gran orante, muy temprano en la mañana dedica tiempo a la oración, de donde brotan su fuerza y su alegría.

Durante dos años trabaja en Lourdes en una residencia de peregrinos de escasos recursos sufragada por Cáritas, donde pone en práctica su capacidad de escucha, su profundidad espiritual y su disponibilidad, pero el clima y lo accidentado del terreno debilitan su salud y ha de volver a la casa de los ancianos hijos de la caridad en París, que él llamaba “la antesala de la vida”, puesto que ayudaba a vivir el presente enriquecido del pasado.

Cuando mejoró y quisieron darle otro destino los mismos ancianos “exigieron” que Miguel se quedara con ellos.

Mas preocupado de su salud espiritual y sus compromisos que de su salud física, ésta se deterioró rápidamente, hasta extinguirse el 27 de enero de 2011.

Gracias, Miguel, por ser un verdadero hijo de la caridad, como quería nuestro fundador, Juan Emilio Anizan.


Redacción DSF

 

Volver a la Portada

 

" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCLAP