Como Hijos de la Caridad

Bernardo Claireau, fc.


Padecemos una enfermedad profesional,

un mal que nos ataca

al ver todo lo que ocurre a nuestro alrededor.

Un mal que nos lleva a llamar a nuestro médico de familia.

El cual no para de repetir: “Sin mí no pueden hacer nada”.

Un médico siempre dispuesto a vacunarnos.

Como el Buen Pastor,

y que nunca se equivoca con el diagnóstico:

“Quien quiera salvar su vida, la perderá,

y quien consienta perderla la salvará”.

El primero que padeció ese mal entre nosotros

se llama Juan Emilio Anizan.

Ochenta años después sigue siendo contagioso.

Es un mal tenaz: es el mal de Dios y el mal del pueblo.

Siempre fecundado por la Caridad.

¡Cuánto lo necesita el mundo actual!


Volver a la Portada


" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCLAP