CONSAGRACIÓN DE LOS HIJOS DE LA CARIDAD
AL SAGRADO CORAZON DE JESÚS

 


Oh muy adorable, amantísimo, digno de amor y divino Corazón de Jesús, rey de todos los corazones, al final de vuestra fiesta, que has querido que sea la nuestra, nos arrodillamos humildemente ante la sagrada hostia, que esconde ante nuestros ojos el más asombroso y entrañable misterio de tu amor, para consagrarnos de nuevo a ti, nosotros, nuestro naciente Instituto, todos los que lo forman y lo formarán en el futuro con todos sus centros y sus obras.

Nuestra triple misión de glorificar a Dios, tender con todas nuestras fuerzas a la perfección y trabajar, hasta nuestro último aliento, por la salvación de las almas, la queremos cumplir bajo tu protección y siguiendo tus pasos.

El cumplimiento constante de la voluntad de tu Padre celeste y la evangelización de los pobres son las características que has dado de tu alma, nosotros queremos también que sean las características de la nuestra.

Te agradecemos de todo corazón las inmensas gracias con que nos has colmado.
Te pedimos perdón por todas nuestras infidelidades, por nuestras ingratitudes, por desgracia, tan numerosas.

Nosotros queremos amarte con todo nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, con todas nuestras facultades.

Dígnate dirigir una mirada misericordiosa sobre nuestra pequeña familia, y acoger con benevolencia el ardiente deseo que la embarga, amarte, hacer que te amen, establecer en nosotros y en las almas que quieras confiarnos, tu soberano y tan deseado reino.
Nos ponemos de nuevo, bajo la especial protección de tu divina Madre, la Inmaculada Virgen María y le consagramos nuestras personas y nuestro apostolado.
Toma nuestra Comunidad bajo tu protección, que quede empapada de tu caridad, y, si ha de ser para gloria tuya, haz que crezca y sea fecunda. Mantén en ella la unión, el amor fraterno, y enciende en ella el fuego del celo apostólico para la salvación de las almas.

¡Agradecimiento, perdón y amor ahora y por siempre al Sagrado Corazón de Jesús, nuestro protector, nuestra esperanza y nuestro todo! Así sea.

El 11 de Junio de 1922, fiesta del sagrado Corazón de Jesús, y fiesta patronal de los Hijos de la Caridad, profesaron los 30 primeros Hijos de la Caridad. En la tarde durante la adoración al Santísimo, tuvo lugar la consagración de la nueva familia religiosa al Sagrado Corazón de Jesús, por el fundador Juan Emilio Anizan

 

Volver a la Portada

 

" El mundo ha sido salvado por el amor” J.E. Anizan, Fundador
Telf.863-7586, e-mail:martirianm@iglesiacatolica.cu
www.arquidiocesisdelahabana.org www.hijosdelacaridad.org
Miembro de la UCLAP