NOSOTRAS
MOVIMIENTO DE MUJERES CATÓLICAS - CUBA


La mujer:
signo de paz, reconciliación y esperanza

Primer Trimestre 2011

 

Habla el asesor eclesial

El llamado personal e irrepetible de Dios
PADRE JOAN ROVIRA, SJ

T al vez podríamos decir que se trata de una historia como tantas otras, pero, cuando uno la ha conocido de un modo personal, adquiere la novedad de lo único, de lo genuino.

Estaba sentado en la sala de espera del aeropuerto para embarcarme rumbo a Santiago de Cuba, cuando a mi lado se sentó una joven de unos veinte y tantos años y de buen parecer. Me preguntó por la hora (¿no es esta una de las preguntas más comunes que se pueden formular?). Y, claro está, esto fue el inicio de una conversación en la cual los interrogantes se sucedían en cadena.

- ¿Eres santiaguero?
- No, yo vivo en Santiago, pero soy español.
- Acabo de despedir a mi novio italiano.
- ¿Lo conociste por internet?

Al saber que soy sacerdote, me dijo que había empezado a prepararse para el bautismo porque su novio quería casarse por la Iglesia, pero los horarios de la catequesis no le cuadraban. Le propuse que acudiera a mi iglesia, y este fue el comienzo de una amistad que aún perdura.

Perserveró en la preparación y en uno de los domingos de Pascua recibió el bautismo con algunas personas adultas y un grupito de universitarias angolanas.

Me invitó al banquete de bodas después de casarse por lo civil, pero el horizonte continuaba siendo el matrimonio por la Iglesia.

Su madre y su hermana, a quienes he podido conocer de cerca, no han manifestado ningún interés por lo religioso. Ella también había vivido al margen de la fe, pero ahora, por el contrario, va siguiendo con naturalidad la ruta de la iniciación cristiana. En estos momentos se prepara para recibir la comunión.

¿Tiene esta historia una novedad distinta a la de ser algo experimentado por mí?

Lo realmente nuevo es el camino que ha hecho el Señor con esta muchacha. Ella, como profesora de computación, tenía acceso a internet; allí conoció a un joven italiano; empezaron a escribirse y a interesarse. Por fin, él vino a Cuba para encontrarse y conocerse personalmente.

Se comprometieron, pero el italiano, empapado en un cristianismo de corte tradicional, no entiende su compromiso sin el matrimonio por la Iglesia. Ella no sabe nada de eso, pero no sólo no se opone, sino que el Señor aprovecha el encuentro casual de ella conmigo, en la sala de espera de un aeropuerto, para darle el pequeño empujón hacia el bautismo.

En ese tiempo ella ha ido madurando, personalizando, aquello que al inicio correspondía simplemente a un capricho de su italiano.

Hace poco vinieron a verme ella y él a mi despacho en La Habana. Llegaron acompañados por un amigo italiano y su novia cubana. A ellos también les ha entrado el gusanillo del matrimonio por la Iglesia. Los caminos se repiten, pero para cada uno de ellos el Señor tiene un llamado personal, irrepetible.

Vivir lo mismo que otros han vivido es, para quien lo experimenta, tremenda novedad.

 

Volver a la Portada


DIRECTORA
Sara Vázquez Matar
ASESOR ECLESIAL
P. Joan Rovira sj.
EDITOR
Andrés Rodríguez
DISEÑO DE IMPRESO
ManRoVAL
DISEÑO DIGITAL
Raúl León Pérez
NOSOTRAS es la publicación, con una secuencia trimestral, del Movimiento de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de La Habana, Cuba.
Su objetivo principal es el de ser un medio de evangelización y promoción de la mujer en todos los ambientes en que ella se desenvuelve.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.
DISTRIBUCIÓN
Magdalena Moreno
CONSEJO DE REDACCIÓN
Edelma Acosta
María del Carmen Vasconcelos
REDACCIÓN
Casa Laical. Teniente Rey e/ Bernaza
y Villegas. Habana Vieja.
Teléfono: 863-1767.
E-mail:revistanosotras@arzhabana.co.cu