NOSOTRAS
MOVIMIENTO DE MUJERES CATÓLICAS - CUBA


La mujer:
signo de paz, reconciliación y esperanza

Primer Trimestre 2012
Resolución: 1024 X 768 32 bit

 

LA  ENTREVISTA
Por: Caridad Zayas

 

Aún quedan ecos de la última edición del Festival de Cine Latinoamericano. Algunos continúan la búsqueda del filme no visto y, en determinados círculos, cinéfilos dan sus criterios sobre películas premiadas por determinadas instituciones y es que la magia del cine, generalmente, atrapa a los cubanos porque casi todos sabemos que esta manifestación cultural no es sólo mero entretenimiento sino que es, además, un medio de crecimiento espiritual y de formación, si nos adentramos en sus códigos.

Y para hablarnos de cine, Nosotras dialoga con Gina Preval, Presidenta Honorífica de Signis Cuba y Directora del Cine Club Félix Varela, mujer inteligente y entusiasta que ha    representado a Cuba y a su Iglesia en eventos nacionales e internacionales.
Ella, gustosamente, responde a nuestras preguntas.              

¿Cuándo comenzó su interés por el cine y cómo llegó al medio?

 

Fui una joven con muchas amistades, lo heredé de mi familia. Tenía muchas inquietudes. Practicaba deportes, bailaba y me apasionaba el cine. Una amiga, América Peniché se encontraba al frente del Grupo de Acción Católica que clasificaba las películas de acuerdo a su contenido y me invitó a trabajar con ella. Justamente en ese momento, vino a Cuba un miembro del Consejo Pontificio para la Comunicación Social. Este funcionario no sólo orientó lo que se debía hacer para pertenecer a su organización sino además planteó que  debíamos trabajar sobre la base de cuatro líneas fundamentales para lograr un resultado exitoso; estas eran: formación cinematográfica, aprendizaje del trabajo con los diferentes medios culturales del país y con sus profesionales, dominio de la labor en los Cines Club - medio para el análisis del lenguaje cinematográfico - y la necesidad de crear una revista del séptimo arte con carácter formativo. Estos hechos ocurrieron alrededor de 1948, y es también el momento en que ya, dentro de Acción Católica, conozco a Julio Morales Gómez y a Álvaro Ledón, católicos muy valiosos, conocedores del mundo cinematográfico; con ellos aprendí mucho. Así comenzó mi conexión más profunda con el cine.

Como principio de vida me he empeñado en tratar de ser buena en las cosas que emprendo y, desde el momento en que comencé en este medio, deseé formarme para ser una verdadera cristiana. Me preparé por espacio de dos años en las líneas que se nos orientaron. Yo quería aprenderlo todo y por ello estábamos en todo.  Hoy puedo decir que llegué verdaderamente a Cristo a través del cine. Finalizada la etapa de preparación, comencé en el Cine Club de la Rampa.

¿Qué características tenía el trabajo que realizaba en aquel momento?

Nuestro objetivo estaba centrado en que las personas percibieran que el cine es fuente de enriquecimiento cultural y se adentraran en su universo. Como Iglesia buscábamos el mejoramiento humano de los hermanos.

Existían cuarenta y dos Cines Club en toda la isla; se alquilaban las salas de cine existentes en el país y allí se presentaban las películas; éstas eran las que se exhibían normalmente. Manteníamos una fuerte relación con el ambiente cultural del país y con muchos países      latinoamericanos. Había una corriente muy positiva que posibilitaba el intercambio e hicimos muchas relaciones y ello, por supuesto, nos ayudaba en nuestro trabajo. Logramos adquirir muchas amistades.

En 1957, la Organización Católica Internacional de Cine -OCIC- celebró, por primera vez, su congreso fuera del marco europeo. El lugar escogido fue Cuba y asistieron casi todos los países de América Latina.   Ello ayudó mucho al equipo y nos crecimos. Con el dinero sobrante construimos un salón en el Palacio Cardenalicio.
También en aquella etapa fui la administradora de la revista “Cine Guía” cuya circulación mayor era en América Latina a pesar de editarse en Cuba. Además laboré en “La Guía moral de cine del año” desde 1955 hasta 1962. Fui presidenta de la OCIC y de la Junta Nacional de Acción Católica. 

¿Qué es Signis Cuba y cuáles son las características de su trabajo en la Cuba de hoy?

Después del triunfo revolucionario, sólo nos quedó el local del Seminario San Carlos para desarrollar nuestra actividad.   
La Comisión Pontificia tenia tres ramas: una rama para cine; otra, para radio y televisión y otra, para la prensa plana.
En el congreso de la OCIC, en 1999, se acordó unir la organización de cine con radio y televisión y denominarla Signis que agrupa, además, a los medios audiovisuales.
Se había transitado todo un camino, existían excelentes relaciones con naciones latinoamericanas y del ámbito  cultural cubano y nos quedamos trabajando por la Iglesia y para Cristo como organización católica.
Al principio de esta etapa como OCIC y luego, en los años noventa surge Signis Cuba.
Hoy trabajamos para que las iglesias tengan su cine debate.

En la 5 edición del Festival de Cine, pensamos que deberíamos tener presencia como organización católica y comenzamos a otorgar nuestro Premio sobre la base de los valores humanos más destacados.

Cuba se halla inmersa en un proceso de cambio
¿en qué medida cuenta Signis Cuba con una estrategia con vistas a un trabajo conjunto con las Instituciones culturales del país?

Trabajamos por y para la Iglesia.
Dios nos sembró aquí y acá estamos. Contamos con nuestras propias  posibilidades.
Como cristianos servimos a los hermanos. Si nos  solicitan, ofrecemos, gustosamente, lo que tenemos, como ha ocurrido en distintas ocasiones pues, repito, tenemos relaciones de amistad con los medios culturales y hemos trabajado conjuntamente pero no nos hemos propuesto ninguna estrategia en particular.  

El recorrido de la imagen de la Virgen de la Caridad ha tenido una connotación muy especial para los cubanos ¿ya se cuenta con un material cinematográfico que recoja este suceso?. ¿Cuándo se exhibirá en las sedes habituales de la Iglesia ?

Existe muchísimo material pero lo más difícil es la edición. En estos momentos, este trabajo se halla  detenido porque el Santo Padre Benedicto XVI nos visitará en marzo y, por supuesto, todo se encuentra en función de este importante suceso. Seguramente, cuando finalice el trabajo de edición, se exhibirá en los locales habituales de la Iglesia y estará allí para todos aquellos que lo soliciten.

¿Planes futuros?

Pronto nos trasladaremos  para la Casa Cultural Félix Varela y estamos enfrascados en lo que podamos hacer en la nueva sede.
Quisiera continuar trabajando hasta que el Señor  disponga.

 


DIRECTORA
Sara Vázquez Matar

DISEÑO Y EDICIÓN DE IMPRESO

Adrián Pérez

DISTRIBUCIÓN
Magdalena Moreno

DISEÑO EDICIÓN DIGITAL
Raúl León Pérez

NOSOTRAS es la publicación, con una secuencia trimestral, del Movimiento de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de La Habana, Cuba.
Su objetivo principal es el de ser un medio de evangelización y promoción de la mujer en todos los ambientes en que ella se desenvuelve.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.
CORRECCIÓN
Caridad Sayas

CONSEJO DE REDACCIÓN
Edelma Acosta
María del Carmen Vasconcelos

REDACCIÓN
Casa Laical. Teniente Rey e/ Bernaza
y Villegas. Habana Vieja.
Teléfono: 863-1767.