Get Adobe Flash player

Pechugas de pollo en salsa primavera


Ingredientes:

• 2 pechugas de pollo deshuesadas
• 2 dientes de ajo picados finamente
• 5 cucharadas de mantequilla
• 5 cucharadas de harina
• 2 tazas de leche
• 190 g de queso crema
• 2 tazas de caldo de pollo
• Sal y pimienta al gusto
• 1 pizca de nuez moscada
• 1 brócoli
• 1 col
• 1 pimiento picado
• 2 zanahorias picadas
• Aceite de oliva, el necesario

Modo de preparación:

Salpimienta las pechugas, baña. con un poco de aceite de oliva, frota con el ajo picado y deja reposar 10 minutos en el refrigerador.

Coloca las pechugas en una charola para hornear, tapa con papel aluminio y hornea a 160°C durante 30 minutos.

Derrite la mantequilla en una cacerola, agrega la harina y mueve constantemente hasta que esté dorada. Vierte poco a poco la leche y el queso, mueve hasta que se derrita. Lleva a la licuadora y bate hasta integrar. Regresa a la cacerola, agrega el caldo y sazonar con sal, pimienta y nuez moscada.

Deja hervir suficiente agua con sal y cuece las verduras por separado durante 5 minutos. Al retirar, pásalas por agua helada y escurre. Vierte las verduras a la salsa de queso.

Sirve las pechugas bañadas con la salsa.



LECCIÓN 14 Cómo vestir

 

El saber vestir distingue definitivamente a la persona elegante. Urge saber que:

La elegancia es sobria: se precisa ir elegante sin llamar la atención.
Tan censurable es ir demasiado insignificante como sobrecargado.
Evita destacar los excesos.
La elegancia es pulcra: implica ropa limpia, bien planchada, zapatos relucientes, uñas limpias, etc.
La elegancia es práctica: hay que vestir según la ocasión.
La elegancia tiene personalidad: tenga su propio estilo personal, no se deje llevar constantemente por los dictados de la moda.
Saber vestir es complicado y sólo el buen gusto, el sentido común y la experiencia nos permiten ir avanzando en el conocimiento de este difícil arte. Las reglas del buen vestir son variadísimas pero hay estándares mínimos que toda persona debería conocer y respetar.