NOSOTRAS
MOVIMIENTO DE MUJERES CATÓLICAS - CUBA


La mujer:
signo de paz, reconciliación y esperanza

Segundo Trimestre 2011

 

NOSOTRAS te recordamos.

“Mientras tenga vida un hermano, no lo alaben sino hasta que muera, pues es cuando se conocerán sus frutos.”
      Francisco de Asís

 

Por: Fray Ricardo Núñez González. Ofm.
Guardián del Convento de Santo Domingo.

    En estas palabras, dichas por Francisco de Asís, fundador de nuestra orden, pensé en el día en que pronunciaba las palabras de despedida, durante el sepelio de nuestra hermana Julia Ortega Lastra, a quién todos conocíamos como “Julita”.

  

 Julia nació un 22 de noviembre de 1947, en la villa de la Asunción de Guanabacoa. Desde allí fue premiada por Dios con el don de la música, que ponía siempre al servicio de la comunidad cristiana, ya fuera animando las procesiones del Corpus Christi o de la Asunción; ella intentó acercar las almas a Dios con la melodía de la banda que dirigía. Con este reconocido don, también dirigió el Coro Parroquial y participó en la Comisión Nacional para la elaboración del Cantoral Nacional: “Cuba Canta a su Fe”.

    Fue miembro del Movimiento de Mujeres Católicas, donde desempeñó diferentes responsabilidades. El 4 de Octubre de 1993 profesó como hermana de la Tercera Orden de San Francisco por quien tenía una gran devoción y cuyo modelo de vida imitó con fidelidad hasta sus últimos días: (Ella fue uno de esos ejemplos insoslayables que el carisma Franciscano ha suscitado en nuestra Iglesia); siempre disponible para asumir compromisos en bien de la comunidad eclesial, fiel aún en los momentos de mayor tensión y persecución, y amante apasionada de la iglesia en la que creció y desde la cual fue llamada a la casa del padre.

    En ella vimos con admiración y temor la fuerza que viene de Cristo y robustece el cuerpo para dar todas las energías a favor de su reino, y la paradójica debilidad de su organismo que, en muchas ocasiones, intentó arrebatarla de las  tareas cotidianas, pero que gracias a su perseverancia y fortaleza de espíritu, renacía después de cada período de dolencia para regresar a sus compromisos. Padeció con serenidad, la enfermedad, con semblante sereno, soportó los dolores como una ofrenda generosa que elevó a Cristo por la fe. Su amor a María la inclinó a formar parte de la    Archicofradía de Nuestra Señora de la Caridad y este mismo amor fue la energía que la impulsó a no renunciar a un sueño personal que guardó con  ilusión, visitar algún día la Basílica de Nuestra  Señora de Guadalupe, Emperatriz de América, por la que profesó gran cariño y devoción. Fue siempre solícita y familiar con los hermanos Franciscanos, acogiéndolos en su hogar como miembros de la familia. Al ser llamada por Dios a compartir las bondades del cielo y a gozar de la visión eterna de su rostro, sea este nuestro humilde homenaje, para una hermana ejemplar que vivió su vida sembrando   semillas de concordia.

    Para Julita fuerte en el espíritu, capaz de afrontar las dolencias del cuerpo, hemos redactado estas   letras, y también para la hermana que sufrió con  paciencia las debilidades de su salud hasta después de hacer el bien quiso gozar de la bienaventuranza eterna.

    A la mujer fuerte y débil; a la mujer música y catequista, a la esposa y madre, a la mujer cristiana ejemplar, todo nuestro amor.


Volver a la Portada

 


DIRECTORA
Sara Vázquez Matar
ASESOR ECLESIAL
Joan Rovira s.j
DISEÑO Y EDICIÓN DE IMPRESO
Frank Rodríguez
Adrián Pérez
DISEÑO DIGITAL
Raúl León Pérez
NOSOTRAS es la publicación, con una secuencia trimestral, del Movimiento de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de La Habana, Cuba.
Su objetivo principal es el de ser un medio de evangelización y promoción de la mujer en todos los ambientes en que ella se desenvuelve.
Se permite la reproducción, total o parcial, de los trabajos, siempre que se indique la fuente.
DISTRIBUCIÓN
Magdalena Moreno
CONSEJO DE REDACCIÓN
Edelma Acosta
María del Carmen Vasconcelos
REDACCIÓN
Casa Laical. Teniente Rey e/ Bernaza
y Villegas. Habana Vieja.
Teléfono: 863-1767.
E-mail:revistanosotras@arzhabana.co.cu