Get Adobe Flash player

Curiosidades Cubanas


-1509

-Sebastián de Ocampo en el bojeo a Cuba llega a un puerto seguro que posteriormente sería la villa de San Cristóbal de La Habana.

-1722

-Sufre La Habana el paso de un gran huracán acompañado de movimientos sísmicos.


-1812

-La Intendencia de Hacienda crea la lotería.

-1817

-El 21 de Julio concluye la construcción de la Plaza del Vapor, famoso mercado del siglo XIX de la ciudad de Extramuros.

-1819

-Ingresa a puerto el buque de vapor Neptuno que cubriría la ruta Habana – Matanzas.

-1822

-Se funda la ciudad de Cárdenas.

-1833

-El 25 de Febrero aparecen los primeros casos de cólera morbus en el barrio de San Lázaro, días después se extienden por toda la ciudad.

-1837

-Es cortado el árbol de aguacate que daba nombre a la calle de igual denominación.

-1912

-Se inaugura la Estación Central de Ferrocarriles que con más de 1000 km de vía propicia la comunicación ferroviaria desde Guane hasta Santiago de Cuba. Se inaugura la Estación Central de Ferrocarriles que con más de 1000 km de vía propicia la comunicación ferroviaria desde Guane hasta Santiago de Cuba.




“Me lo ha contado un pajarito”

En la Biblia en el capítulo X del Eclesiastés se lee: “Ni en los secretos de tu cámara digas mal del rico, porque las aves del cielo llevarán la voz y las que tienen alas harán saber la palabra”.

En el último cuento de Las mil y una noches, “Historia de las dos hermanas”, hay un pájaro verde que habla y revela al Sultán el verdadero origen de los príncipes Bahman, Perviz y la princesa Parizada.

Se dice que en el siglo IX una paloma blanca llegó volando desde Inglaterra a Roma y se posó en el altar de San Pedro, depositando un pequeño rollo de pergamino donde se refería el martirio que acababa de sufrir San Kenelm.


“Eres mi tocayo o tocaya”

Esta frase tienen su origen en la fórmula que se empleaba en la antigua Roma en el matrimonio de confarreación (confarreatio), que era el más solemne de los que admitía su derecho. Cando la comitiva nupcial llegaba a la puerta de la casa del esposo, éste, saliendo a su encuentro, preguntaba a la que sería su esposa:
-¿Quién eres tú?-
Y ella respondía con la frase sacramental:
-Ubi tu Cayus, ibi ego Caya-, que significa: En dónde tú seas llamado Cayo, a mí me llamarán Caya; esto es, allí donde tú y yo estemos seremos iguales, sin que nos diferenciemos ni en el nombre: tú Cayo y yo Caya; en una palabra, somos tocayos.