Get Adobe Flash player

Hígado de cerdo guisado


Ingredientes:

½ kilogramo de hígado de cerdo
1 cebolla
3 dientes de ajo
1 pimiento verde
½ taza de vino seco
2 ramitos de romero
2 ramitos de mejorana
1 cucharada de harina de trigo
2 cucharadas de aceite
Sal al gusto.

Modo de preparación:
Se corta el hígado en pequeños pedazos o escalopes bien finos y se deja en adobo alrededor de 1 o 2 horas con las cebollas y los pimientos cortados en tiras, los ajos machacados, las plantas de condimento cortadas, el vino seco y la harina de trigo disuelta en un poco de agua. Se calienta el aceite, se introduce el hígado con todos los ingredientes, se añade la sal y se cocina a fuego moderado revolviendo continuamente pero no por mucho tiempo, para que el hígado no se endurezca.


LECCIÓN 13 “Toses, bostezos y escozores”

 

Hay ciertas reacciones naturales no especialmente agradables, como la toz, los bostezos o el escozor que, a veces, se presentan en los momentos más inoportunos -un almuerzo, una conferencia, en el teatro y otros sitios- y se impone saber cómo reaccionar. La norma básica en estos casos es comportarse con naturalidad, restándole importancia al hecho y, sobre todo, evitando el sentimiento de ridículo.

Toses
Si comienza a toser, debe tratar, en la medida de lo posible, de amortiguar el ruido tratando de contenerse o tapándose con un pañuelo; nunca, con la servilleta. Si se encuentra en la mesa o reunidos en casa, conversando, debe girar la cabeza hacia el exterior y luego ofrecerá disculpas en un tono bajo, casi imperceptible, restándole importancia a lo sucedido. Si el estornudo es repetitivo, deberá retirare hasta que pase. Recuerde, una vez que se haya utilizado el pañuelo, volverá a guardarlo doblándolo de una manera informal, sin prestarle mayor atención al hecho. Nunca deberá examinar la marca dejada y menos aún mostrarla al resto de los comensales.

Bostezos
El bostezo es siempre un comportamiento rechazable que denota aburrimiento, por ello, debemos tratar de evitarlo a toda costa. Si se presenta de manera imprevista y no puede reprimirlo, deberá disimularlo, en la medida de lo posible, tapándose la boca con la mano o con la servilleta. Si no se consigue disimular y es percibido por los presentes, deberá reaccionar con naturalidad, incluso con humor, haciendo algún comentario jocoso.

Escozores
Rascarse es siempre un comportamiento de mal gusto que hay que tratar de evitar por todos los medios. Por ello, si se presenta un picor insoportable hay que tratar de rascarse lo más disimuladamente posible y evitar comentarios ordinarios. Si el picor exige una respuesta enérgica, lo mejor es retirarse.