Get Adobe Flash player

Como cambian los tiempos Venancio, ¿qué te parece?


Por: Dr. Rodolfo Romero

Quisimos recordar a través del título con que iniciamos nuestro trabajo, una vieja canción de la trova tradicional que nos hablaba de lo que el implacable dios Cronos nos hace vivir en cada época.

Si nos fijamos en la pintura de Goya “La maja desnuda”, al margen de su pose y ligereza de ropa, que para su época debió ser algo menos que escandaloso, la pobre modelo de nuestro ilustre pintor sería una gorda celulítica con todo el complejo que eso produce en las chicas de nuestro siglo XXI.

La maja desnuda. Cuadro al óleo pintado entre 1790 y 1800 por Francisco de Goya y Lucientes.

Los patrones de belleza actual corresponden a mujeres bien delgadas, que nada tienen que ver con la maja de marras; pero mantener el peso y la elegancia en esta época de comida chatarra y conexión a internet, desde el Ipod, el Ipad o la Tablet, donde el ejercicio no es lo que prima se torna difícil para la población mantener el peso ideal. Ello, en alguna medida, va influyendo en las causas de muerte.

Antes, mi abuela decía: murió fulanita y a la pregunta ¿de qué murió?, ella contestaba: murió de repente o murió de un colapso; ahora la Medicina se ha desarrollado y manejamos términos de los que no oyó hablar ni el mismísimo Caballero de Paris con su elocuencia. Un ejemplo, el médico te dice: tiene altos los triglicéridos y, por supuesto, se le pregunta: ¿qué es eso?, y te dice es una grasa mala en la sangre y ahí piensas en tu abuela que solo concebía la cocina con carne de puerco y chicharrones y no sabía nada de grasas malas.

Es cierto que la expectativa de vida en Cuba se encuentra sobre los 80 años y en ello mucho tienen que ver el conocimiento y los nuevos tratamientos que se utilizan en estos casos. Sean los triglicéridos o el colesterol, ambos pueden causar daños en los vasos sanguíneos que nos pueden llevar a enfermedades mortales a largo plazo.

Entonces tendríamos que preguntarles a mi abuela o a la suya si la vecina del colapso, el patatús o la sirimba que la mató, no tendría alto el colesterol o los triglicéridos. En la próxima edición, hablaremos sobre algunas medidas para evitar la subida de los mismos en el organismo y con ello prolongar nuestra vida.