Tercer Trimestre 2012
Resolución: 1024 X 768 32 bit

 

         Los niños en el verano y la recreación.  

Por: Malena Morales.

 


Soy una madre previsora y siempre acostumbro a  economizar, en la medida de mis posibilidades, con vistas a la llegada del verano y con él las vacaciones, tiempo de alegría y esperanza para los niños y por muchos motivos tormentoso para los padres.

La radio y la televisión promueven las variadas opciones que se ofrecen en las instalaciones recreativas lo que genera ilusiones y estimula a realizar planes, para proporcionarles a nuestros hijos espacios donde liberen sus energías, disfruten y aprendan pero las cosas cambian de color cuando se visitan algunas de esas instalaciones y nos enfrentamos con la realidad, además de la odisea para llegar porque el transporte se torna atormentador, pero los deseos de pasarla bien hacen que aceptemos el reto.

Para ejemplificar, relataré mi experiencia en el Acuario.

Allí fui con mi hija de cinco años; debí pagar las dos entradas y abonar $ 26.00 M.N para ver las actuaciones de los delfines y del lobo marino. Se me aclaró que para disfrutar del payaso debía pagar también $ 3.00 M.N por cada una de nosotras. Al instante pensé: ¿Con cuánto dinero debe contar un matrimonio con tres hijos o más para pasar un rato de diversión?. Por supuesto, no se incluye la merienda.

Mi día de paseo en el Acuarium equivalió a $ 100.00 M.N. Ahora sé que no puedo volver a repetir la visita hasta el verano próximo.

Ante tal situación se acrecentarán mis visitas a los parques cercanos al área donde vivo y visitaré algunas cafeterías donde, si tenemos suerte, tomaremos refrescos fríos.

Pienso que con la llegada del verano, todos debemos realizar nuestro trabajo con más amor y creatividad. En esta etapa no debe imperar el deseo de recaudar más sino apoyar las ideas y las acciones que conlleven a que nuestros hijos disfruten y nosotros también.


 

LA LEY Y EL ORDEN
Por: Yanet Hernández.

 

No pretendo realizar un análisis del serial de la TV sino comentar el impacto en las personas cuando se infringe la ley y el desorden se adueña de la situación, especialmente en la sensible esfera del transporte urbano.

Ya se ha hecho costumbre que en las denominadas “horas pico”, los ómnibus no se detengan en las paradas y tal vez en un sitio distante, si el chofer  estima conveniente, se detenga el autobús para que ansiosos pasajeros lleguen a sus destinos y suban aquellos favorecidos por el azar.

Pero además, ahora, en algunos lugares de la ciudad esta señalización obligatoria ha desaparecido y por supuesto su ausencia provoca incertidumbre y desasosiego en los que intentan trasladarse y no viajan habitualmente en las rutas que transitan por esa vía.

En algunos momentos también suele ocurrir, y es natural, el desvío ocasional del tránsito por motivos diversos. Ello es perfectamente entendible pero lo incoherente e irritante estriba, en muchos casos, en no emplear métodos informativos que posibiliten conocer el traslado de la parada y así minimizar los efectos de la nueva situación. Un papel donde se  señale la momentánea ubicación es suficiente para evitar la insatisfacción, el enojo o hasta la violencia que provoca el no poder orientarnos con prontitud cuando andamos de prisa, como generalmente ocurre, después de dejarlo todo organizado en el hogar para llegar a nuestro trabajo, cuidar a un enfermo, realizar una gestión o simplemente intentar cumplir nuestro plan del día.

Las personas son lo más importante en cualquier  sociedad, de sus acciones dependen, en muchos   aspectos, los avances y logros en todas las esferas y por ello se hace necesario el orden y el cumplimiento de lo establecido en la ley, con vistas a evitar emociones negativas que, sin lugar a dudas, influyen en que seamos más productivos como seres humanos. 

 


DIRECTORA: Sara Vázquez Matar. 

ASESORA ECLESIAL:

Hna. Bernardeta Collazo, m.i.c.

DISEÑO Y EDICIÓN: Adrián Pérez

DISEÑO VERSIÓN DIGITAL
Raúl León Pérez

NOSOTRAS es la publicación, con una secuencia trimestral, del Movimiento de Mujeres Católicas de la Arquidiócesis de La Habana, Cuba.
Su objetivo principal es el de ser un medio de evangelización y promoción de la mujer en todos los ambientes en que ella se desenvuelve.

Este es el número 8, correspondiente al tercer trimestre de 2012, con una tirada de 1500 ejemplares. Se permite la reproducción, total o parcial de los trabajos, siempre que se indique la fuente

CORRECCIÓN: Caridad Zayas.

CONSEJO DE REDACCIÓN:
Edelma Acosta y María del Carmen Vasconcelos.

DISTRIBUCIÓN: Magdalena Moreno.


REDACCIÓN: Casa Laical. Teniente Rey e/ Bernaza y Villegas. Habana Vieja. Teléfono: 863-1767.