Get Adobe Flash player

María Montessori, una mirada a su pedagogía


Por: Lorena Cortiza Iglesias

El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad”. María Montessori.

María Montessori fue una doctora que apostó por la creación de un nuevo método educativo para la perfección de la pedagogía infantil. Esta entrañable mujer estudió medicina, graduándose en 1896, pero no fue la primera fémina en lograrlo pues había nacido en una época de grandes transformaciones sociales. En su discurrir como médico sus observaciones clínicas se inclinaron a analizar cómo los niños aprenden. Comenzó su investigación en la Clínica Psiquiátrica de Roma como asistente en el tratamiento de niños anormales. Su trabajo obtuvo resultado cuando logra que niños deficientes mentales mediante la aplicación de métodos llevados a cabo con niños normales, pudieron desarrollar más su personalidad. Para ampliar más su conocimiento en la rama psicológica estudió Antropología en la cual no dejaba de plantear sus creencias pedagógicas. En enero de 1907 inauguró su primera Casa de Bambini (Casa de los Niños) con niños que no alcanzaban la edad escolar y donde las madres obreras podían dejar a sus hijos y es precisamente aquí donde comienza a poner en práctica su método.

Montessori no estaba de acuerdo con las técnicas utilizadas en Europa de aquel tiempo puesto que criticó fuertemente su rigidez y su crueldad, dándole valor a los principios éticos y morales inculcados por la religión católica de la cual era practicante, de hecho, dentro de su obra encontramos libros escritos por ella titulados: ̏ El niño en la Iglesia ̋ (1929) y ̏ La misa explicada a los niños ̋ (1932). Sus ideas se basaban en el respeto hacia el niño y en su capacidad de aprender; partía de no moldear al niño como reproducciones de los padres ni profesores.

Este método fue uno de los primeros activos en cuanto a su aplicación y a su creación y está basado en observaciones científicas relacionadas con la capacidad de los niños para absorber conocimientos de su alrededor, así como el interés que estos mostraban por materiales que pudieran manipular.

Para esta pedagoga italiana educar es favorecer el desarrollo con lo cual la libertad pasa a tener un papel primordial, abogando porque se debe dejar que los niños actúen por su cuenta y dejarlos que lo hagan con libertad, para ello se les enseñaba a caminar, a correr, subir y bajar escaleras, a vestirse y desnudarse, a expresar bien sus propias necesidades, o sea, se les enseñaba a poseer su propia autonomía.

El Método Montessori se basa, fundamentalmente, en la importancia de la obtención de herramientas para el crecimiento personal e intelectual del ser humano, rompiendo esquemas y modelos a seguir que nos sugieran una postura u otra, para que el individuo refleje en cada etapa de desarrollo un comportamiento lógico que lo guie para forjar su posterior personalidad, alimentando en él sus ansias de aprendizaje libre.

Los métodos Montessori son aplicables en algunas escuelas de Europa hoy en día poniendo en vigencia lo demostrado por esta excelentísima mujer.

Referencias:
Méndez Pintos, Laura: María Montesori y su método en la Educación Infantil. Edit. LULU, Lexington 2015.
El Método Montesori, http:// www.montessori. org