Get Adobe Flash player

La obesidad, un mal mayor


Por: Dr. Rodolfo Romero

En tiempos pasados, la obesidad era signo de opulencia, salud y bienestar espiritual. Los padres cuando nacía el niño e iba creciendo y a los tres meses les preguntaban: ¿cuánto pesa el bebé, 20 libras?, ellos muy orondos decían: veinticinco. Si tenemos en cuenta de que un niño al año debe pesar alrededor de 21 libras, percibimos entonces la actitud de aquellos padres que se afanaban de ir preparando un obeso para el futuro. Estadísticamente está demostrado que los niños que llegan obesos a los dos años de edad lo serán también cuando se conviertan en adultos.

En la actualidad, la obesidad está asociada a un gran número de enfermedades: se relaciona con aumento de los niveles de lípidos sanguíneos que son a su vez factores de riesgo para el daño del endotelio vascular, que acompaña a las enfermedades isquémicas de corazón y el cerebro; provoca resistencia insulínica y, por tanto, alto riesgo de diabetes tipo 2; se asocia a la hipertensión arterial y la hace más rebelde al tratamiento; favorece la aparición temprana de osteoartrosis por sobre carga articular, en especial, de aquellas articulaciones que soportan peso (cadera ,rodilla, columna lumbosacra); se ha relacionado con el cáncer de colon, la litiasis vesicular, el hígado graso no alcohólico, lesiones de intertrigo y otras. Y, jocosamente, hasta con los accidentes de tránsito: pensemos en una guagua que se vuelca, los obesos no podrán salir por la ventanilla porque no caben.

Nuestra dieta es rica en carbohidratos debido, por una parte, a la herencia española, donde pan y postre no puede faltar en la mesa, pero, además, por nuestra realidad social que nos obliga a irnos de calorías cuando al salir a merendar encontramos pizzas, fritura, pan con croquetas y refrescos, sin lugar a dudas, un traspiés a nuestros deseos de bajar de peso. Pero propongámonos perder unas libritas, su organismo se lo agradecerá.

Recuerde:
Los obesos labran su tumba con sus dientes, casi diez años antes de lo que les correspondería.