Get Adobe Flash player

Me dijeron que tenía el hígado graso


Por: Dr. Rodolfo Romero

El sistema de salud pública de Cuba y las opciones de atenderse gratuitamente han hecho que los cubanos nos hagamos cuántos estudios médicos existan sin percatarnos de que estos, muchas veces, pueden producir daños colaterales y del alto costo de los mismos. Así el paciente llega y le dice al galeno: yo quiero hacerme una TAC (tomografía axial computarizada) sin saber las altas dosis de radiaciones que el enfermo recibe con este estudio. La TAC, en ocasiones, cuesta trabajo conseguir hacérnosla, pero… ¿quién no se ha hecho un ultrasonido (US) en Cuba?
Con la aparición del US, los cubanos empezaron a enterarse de que tenían el hígado graso; enfermedad antigua pero que la población no sabía de su existencia hasta la llegada del ultrasonido. El hígado graso no alcohólico (HGNA), pues el hígado graso alcohólico trae aparejado otras complicaciones, es una entidad, que si bien tiene un curso muchas veces benigno, puede llegar a producir una fibrosis hepática que sería el inicio de una complicación mayor.
El HGNA está relacionado con varias condiciones de salud. En primer lugar, la obesidad y la diabetes mellitus tipo 2, niveles elevados de triglicéridos, resistencia a la insulina, historia familiar de diabetes tipo 2, ingestión normal de alcohol y niveles altos de transaminasas, sobre todo, la glutámico pirúvica (TGP o ALAT), que siempre debe estar por encima de la transaminasa glutámico oxalacética (TGO o ASAT).
A pesar de que se han recomendado medicamentos como la silimarina en el tratamiento de esta afección, estudios recientes han demostrado que los cambios en el estilo de vida, con dietas hipocalóricas, el control del peso, los niveles normales de glucemia y la evitación del alcohol, son los mejores correctores del hígado graso no alcohólico, además de que ayudan al mejor control de la diabetes y disminuyen la resistencia a la insulina.
Por ello, a partir de ahora, cuando le hagan un US y le digan que tiene grasa en el hígado, fíjese en su abdomen pues, tal vez, la presencia de una rosca en forma de salvavidas le señale que es hora de comenzar una dieta para bajar de peso.