Get Adobe Flash player

Curiosidades Cubanas


-1687

3 de marzo. Se funda el pueblo de Regla.

-1817

En los terrenos que actualmente ocupa El Capitolio se inaugura un jardín botánico en el que se mostraban 257 árboles maderables criollos.

-1828

19 de marzo. El francés Eugenio Roberston realiza el primer viaje en globo en La Habana, adelantándose 28 años a Matías Pérez. Tocó tierra en un potrero de Managua.


-1837

19 de noviembre. Se produce el primer viaje en tren desde la capital hasta la villa de San Felipe y Santiago de Bejucal.

-1861

Hasta el 1893. Se construye el Canal de Albear, obra que lleva el nombre de su creador, conduce las aguas desde los manantiales de Vento y es considerada como una de las siete maravillas de la ingeniería en Cuba.

-1887

5 de diciembre. El Ayuntamiento de Cárdenas aprueba los planos del primitivo Varadero; este se ubicaba detrás del parque de las 8,000 taquillas.

-1902

18 de septiembre. Deja de dispararse el cañonazo a las 8pm desde La Cabaña y comienza a hacerse a las 9 de la noche, costumbre habanera que se mantiene en la actualidad.




“Dormirse en la luna de Valencia”

Hay quien opina que el origen de este dicho está en que algunas veces el estado del mar no permitía a los barcos atracar a la playa valenciana para desembarcar y los viajeros tenían que pasar la noche en alta mar, quedando a la luna de Valencia.

Suponen otros que lo de la luna es por el nombre que se daba en Valencia a la playa, en razón a su forma semicircular; otros, por el chasco que se llevó cierto individuo que hubo de pasar largas horas de la noche esperando inútilmente en un zaguán o patio descubierto de una casa, que en Valencia se llama también luna.

La frase en cuestión decía “Porque a ciertas horas cerraban las puertas de la ciudad de Valencia, y los que no llegaban a tiempo tenían que pasar la noche en un banco en forma de herradura que había fuera de la muralla”.

En el Diccionario de Autoridades de la Real Academia se lee que: “dejar a la luna es lo mismo que dejar en blanco. Del que halla la posada cerrada y se queda al sereno y se suele decir, comúnmente, a la luna de Valencia”.

Me fui a la luz de la luna
a hablar contigo a la reja;
no saliste y me dejaste
a la luna de Valencia.

Más que al que se queda sin poder alojarse en la posada, la frase alude a quien asaltado de noche por ladrones y despojado de todo su dinero se queda a la luna, en el mayor desamparo.