Get Adobe Flash player

Los cubanos y la Medicina


Por: Dr. Rodolfo Romero.


No cabe duda de que la socialización de la medicina cubana ha hecho que cualquier cubano tenga un pariente relacionado con esta rama del saber; aunque al decir de Adalberto Álvarez, posea también un pariente en el campo y yo añadiría... en Miami.

El asunto es que todos los cubanos son cuasi médicos, así lo he aprendido luego de más de cuarenta años lidiando con mis pacientes. Puede venir alguien del policlínico/consultorio y siempre estará el vecino que preguntará: ¿qué te mandó el médico? y a la respuesta de Sulfaprim, este dirá: no hijo no, toma Ciprofloxacino que es lo que le asentó a mi prima Tomasa para eso mismo, y en muchos casos se escucha más al vecino que al médico.

Un capítulo aparte lo tiene el consumo de medicamentos. Pueden ser de medicina natural, y así te recomiendan: albaca morada o chaga para la diabetes; mastuerzo y guisaso de caballo para el riñón y supositorios de aloe para las hemorroides. Si tenemos en cuenta las medicinas que mandan los familiares del norte observamos que hemos tenido la furia del trental, la glucosamina y la Vit B12 en tabletas de a 1000, que según mis paisanos es la buena, pero, sin lugar a dudas, en los últimos tiempos el protagonismo lo tiene el omega 3, 6 y 9, porque ahora, si no tiene las tres fracciones no es el bueno.

Al final, el cáncer y las enfermedades crónicas no trasmisibles -hipertensión, diabetes y las enfermedades cerebrovasculares- siguen siendo las primeras causas de muerte en Cuba, todas ellas ligadas a estilos de vida no saludables, como lo es el sedentarismo, la obesidad, el hábito de fumar, la dietas rica en grasa, la práctica de ingerir alcohol y otras. Todas estas enfermedades están signadas por factores de riesgo sobre los que sí debemos trabajar para lograr mejor calidad de vida ya que la ciencia médica está convencida de que es mejor la prevención que la curación, la ilustración de ello lo tenemos en una frase de un médico cubano que dijo:

Es más fácil y más económico fabricar un muro al borde de un precipicio, que fabricar un hospital abajo para atender a los que se caen.