Get Adobe Flash player

¿YA PENSASTE QUÉ REGALARÁS EN ESTA NAVIDAD?


 

Por: Hna. Bernardeta Collazo, m.i.c. (Asesora Eclesial)

Ya he comenzado a pensar en la Navidad y en el Fin de Año que se nos avecinan, y me digo: ¿qué espero de esta Navidad para mí y para todos? Cuando miro el rostro de la mayoría -me incluyo-, cuando observo la forma en que caminan y cuando escucho a los que me rodean, me sorprende constatar que los rostros, las miradas, las palabras y los gestos hablan más de tristeza y desesperanza que de alegría y de paz.

Empiezo a releer lo vivido durante el año y me vienen a la mente y al corazón las tristezas y los gozos; las desesperanzas y las esperanzas personales y las de los demás. Pongo intencionalmente las más difíciles primero, pues vienen así a la memoria. Es el tiempo de preguntarnos, qué he recibido de Dios, y cómo he vivido este año de mi vida.

Llegamos al fin del año 2016 y entraremos vertiginosamente en el 2017. Al mirar atrás, se nos va otro año, y así vamos de año en año, sin grandes novedades. Porque se nos ha olvidado que la gran novedad del Nacimiento de Jesús, debemos acogerla, comunicarla y compartirla a aquellos que no la conocen. Y qué distinta sería la vida diaria del cubano si se sintiera amado por Dios. Un amor concreto, no de paso, para siempre. Porque Dios envío a su Hijo, Nacido de Mujer para que nos dijera con hechos y palabras que Dios nos ama como nadie nos podría amar. Él quiere que seamos felices, más que felices, bienaventurados, es decir, dichosos aquí y hasta la eternidad. Pero no sé si valoramos ese regalo de Dios, que llamamos NAVIDAD.

Los noticieros nos dan toda clase de noticias, pero no han dicho esta Buena Noticia como la más sensacional de la historia de la humanidad. Dios en su gran amor, nos envío a su Hijo Único para que conociéramos el gran amor de Dios hacia toda persona. Porque todos hemos sido creados por Él, a imagen y semejanza, así mismo dice la Biblia.

Te invito a leer este texto evangélico como si tú mismo fueras locutor y lo tuvieras que proclamar en la televisión y en la radio pero es necesario que sientas que eres uno de los protagonistas del relato. Debes leer, releer, rumiar, y luego, digiere, procesa y compártelo con toda tu mente, con toda tu vida, con todo tu corazón… Hazlo cuando hayas descubierto lo que Dios nos regaló enviando a su Hijo Único para Salvarnos.

“Cuando estaban en Belén, a María le llegó el día en que debía tener su hijo, Y dio a luz su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en una pesebrera, porque no había lugar para ellos en la sala común.

En la región, había pastores que vivían en el campo y que por la noche se turnaban para cuidar sus rebaños. El ángel del Señor se les apareció y los rodeó de claridad la Gloria del Señor y fueron presos del temor.

Pero el ángel les dijo: «No teman, porque yo vengo a comunicarles una buena nueva que será motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy ha nacido para ustedes en la ciudad de David un Salvador que es Cristo Señor. En esto lo reconocerán: hallarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en una pesebrera». De pronto una multitud de seres celestiales aparecieron en torno al ángel y cantaban a Dios: «Gloria a Dios en lo más alto del cielo y en la tierra gracia y paz a los hombres».

Después que los ángeles los dejaron para volver al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: «Vamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos dio a conocer».

Fueron apresuradamente y hallaron a María y José, y vieron al recién nacido acostado en la pesebrera. Entonces contaron lo que los ángeles les habían dicho de este niño y todos se maravillaban de lo que decían los pastores” (Lucas 2, 6-18)

A los cubanos nos gusta compartir, comunicar, hacernos eco, tanto de las buenas como de las malas noticias, en eso somos los mejores… bueno, como en todo, en qué no somos buenos los cubanos…

Qué regalo voy a escoger y qué voy a regalar, concretamente, efectivamente…

Hago mi lista de regalos. No es dinero, es don… Coloco a mis familiares, a mis vecinos, a todos, cercanos y lejanos, los que menos han escuchado este relato. Sorpréndelos con este regalo, “lo que gratis recibiste, dalo gratuitamente”. Y podrás celebrar la Navidad.

REGALA A TODOS LA BUENA NOTICIA:
JESÚS, EL DIOS CON NOSOTROS,
TE AMA ENTRAÑABLEMENTE
Y DIO LA VIDA POR TI

Para envolver este regalo escoge entre la alegría, la esperanza y la paz.

Y continúa ofreciéndolo todo el año 2017.

Entonces, así, podremos respondernos qué esperamos de esta Navidad y este Nuevo Año.

Yo espero más alegría, más esperanza y paz en mí y en todos los cubanos.

Si cada uno de nosotros nos proponemos