Inicio
Plantilla B
Productos
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B
Plantilla B

La voz del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana


  

Una tarde Ecuménica en casa

Dayron Hernández Martín 4to de Teología (Holguín)

Queriendo responder al deseo de Nuestro Señor Jesucristo «que todos sean uno», después de invitaciones mutuas entre los formadores del Seminario Teológico Evangélico de Matanzas y sus homólogos del Seminario San Carlos y San Ambrosio de La Habana, el pasado viernes 14 de marzo en la sede de nuestro Seminario nos encontramos, formadores y seminaristas de ambas instituciones. Una única aspiración nos unía: conocernos y compartir para seguir avanzando en el camino hacia la unidad plena de los cristianos.

Después de haber recibido en casa a los invitados y de haber estrechado saludos con ellos, iniciamos un acto académico sobre las dos y media de la tarde. La apertura estuvo a cargo del profesor y filósofo personalista Carlos Díaz, quien en su lección nos recordó lo significativo del amor entre los cristianos. Nos recordó el conferencista que «si no nos amamos no somos de Cristo, somos del Diablo». Asimismo, nos animó a derribar el antitestimonio que dan al mundo los seguidores de Cristo de distintas denominaciones e iglesias cuando se injurian mutuamente.

Seguidamente tuvimos un tiempo de oración en la capilla. El Rvdo. Adolfo Ham en sus palabras posteriores a la lectura del Evangelio nos invitó a ser conscientes de que la unidad es ante todo un don de Dios que no debemos obstaculizar. En las voces de hermanos de cada una de las Iglesias, presentamos las oraciones por la unidad de los cristianos. Luego, en un momento emotivo, todos nos unimos en la oración del padrenuestro: llamamos a Dios “Padre” y nos reconocimos como “hermanos”.

En el comedor, cerramos una tarde ecuménica que dejo abierta la fraternidad. Alrededor de la mesa, fuimos degustando un sabroso refrigerio y compartiendo las impresiones del encuentro. La liturgia celebrada, el período formativo en ambos seminarios, el buen sabor que había dejado en nuestros corazones el poco tiempo compartido, entre otros, fueron los temas que sostuvieron el diálogo. Para los hermanos cristianos que nos visitaron y para quienes compartimos con ellos, la experiencia nos confirmó las palabras del papa Francisco en su Exhortación apostólica La alegría del Evangelio: «¡son tantas y tan valiosas las cosas que nos unen!» que si «realmente creemos en la libre y generosa acción del Espíritu, ¡cuántas cosas podremos aprender uno de otros!» (EG 246).

  

Revista Cenáculo - Publicación seriada del Seminario San Carlos y San Ambrosio de la Habana

Arquidiócesis de san Cristóbal de La Habana

Puede reproducir parcial o totalmente esta información, siempre que cite la fuente original