Monseñor Meurice da la bienvenida a Juan P. II a su llegada a Santiago de Cuba