Monseñor Meurice y Juan Pablo II